Ese enemigo silencioso…que podemos derrotar

Imagen de un enfermo de cáncer, en este caso de pulmón“El momento en que te quitan el pecho es durísimo, pero lo del pelo sorprende más porque tiene que ver con la identidad. Por eso, en la guerra civil rapaban a los vencidos.” La periodista española Beatriz Iraburu es una de las más de 1,1 millones (estimados) de víctimas anuales del cáncer de mama.

Dotada del don de la expresión, sus palabras reflejan el sentir de las mujeres que se enfrentan a esa gran tragedia. “La caída del pelo es una nueva prueba de que otra parte de tu cuerpo se disuelve. El pecho y el cabello son la suma de dos pérdidas muy evidentes y la gente tiene una señal más de tu enfermedad.”

Sin embargo la vida es más que el dolor y los miedos; y son estos los que nos hacen apreciarla más.

Cuántas veces el periodismo me llevó a salas de oncología pediátrica. Conversé con niños, padres. “Aquí nos visitan muchas personas; vienen a darnos ánimos; y es difícil pero nosotros confiamos por que, ante todo, nuestros hijos aún están vivos; y  nosotros nos fortalecemos en la esperanza. El cáncer es un enemigo silencioso que podemos derrotar.”

Así me dijo una vez la madre de un paciente de cinco años, sometido a tratamientos en uno de estos centros asistenciales. Mientras el pequeño jugaba sobre la cama, toda la inocencia de sus años en la mirada.

Lamentablemente las estadísticas muestran que cada año más de 160.000 niños son diagnosticados con cáncer y, en América Latina, sólo el 20% de estos pequeños reciben la atención médica adecuada.

La palabra cáncer ya no es sinónimo de sentencia de muerte, pero hace falta hacer mucho más para prevenirlo y detectarlo precozmente. Ese es el mensaje de los científicos en el Día Mundial contra el Cáncer. Pero, no sólo basta con la certeza de los científicos; se necesita la voluntad de los gobiernos y de las instituciones médicas.

Uno de los programas que se llevan adelante en Cuba pretende, precisamente, ayudar a los padres a reconocer los síntomas de la enfermedad para que pueda ser detectada de forma temprana; además de los tratamientos especializados libres de costos.

Falta también erradicar de nuestras conciencias  reacciones dañinas. Cuando se menciona esta enfermedad, mas en concreto cuando se sabe que una persona la padeces, todavía muchas personas  cambian el semblante de la cara y ponen un rictus de sorpresa amarga, como diciendo pero sin decirlo, ¡lo siento!

“A los enfermos de cáncer nos agreden las miradas de compasión.”, dice categórica

Beatriz Iraburu, la colega española que superó un cáncer de mama y ahora pretende ayudar a otras mujeres aplicando la medicina de la información. La periodista explica su historia en Cáncer de mama, libro donde además incluye otros testimonios.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *