Federico Fernández-Cavada Howard, héroe cienfueguero

Federico Fernández-Cavada Howard, héroe cienfueguero

El 8 de Julio de 1831 nació el destacado patriota, ingeniero, y pintor cienfueguero Federico Eduardo Isidro Fernández-Cavada Howard.

Federico fue uno de los tres niños nacidos en Cienfuegos, Cuba, hijos todos de Emily Howard Gatier (de una familia fundadora de la villa Fernandina de Jagua) e Isidoro Fernández-Cavada. Su madre era ciudadana americana, nativa de Filadelfia. Su familia residía en la calle de San Fernando ─donde hoy está ubicado el restaurante La Verja. Tras la muerte de su esposo en 1838, Emily Gatier regresó a Filadelfia con sus tres hijos.

Allá la joven viuda conoció y se casó en segundas nupcias con Samuel Dutton. Residieron en el número 222 de la calle Spruce. Fernández-Cavada recibió su educación primaria y secundaria en la Central High School de Filadelfia.​ Luego de graduarse, trabajó como ingeniero civil y topógrafo en el Canal de Panamá.

Al estallar la Guerra civil estadounidense en 1861, ambos Federico y su hermano Adolfo Fernández Cavada se unieron al 23er Regimiento de Infantería de Pensilvania en Filadelfia, un regimiento de la Unión. Federico fue transferido al 114to Regimiento de Infantería de Pensilvania. Dicho regimiento fue asignado al Ejército del Potomac, participando en batallas como la Segunda batalla de Bull Run, la Batalla de Fredericksburg y la Batalla de Gettysburg.

Fue capturado en la Batalla de Gettysburg (1863), con el rango de coronel, y enviado a la Libby Prison para oficiales de la Unión en Richmond, Virginia. Fue liberado en 1864, ese año publicó un libro narrando el cruel tratamiento que recibió en la prisión confederada. Su hermano, Adolfo Fernández Cavada, también fue oficial del Ejército de la Unión en la guerra civil.

Posteriormente fue diplomático (Cónsul) al servicio de Estados Unidos en Trinidad, Cuba. Su hermano Adolfo era Cónsul en Cienfuegos.

Cuando estalló la insurrección contra el colonialismo español, renunció a su cargo y se unió a los independentistas cubanos. Su hermano Adolfo hizo lo mismo. Inicialmente, Federico fue ascendido a general. El gobierno independentista cubano lo nombró Comandante en Jefe del Ejército Libertador de Cuba, en la Guerra de los Diez Años, por la independencia de Cuba.

El día 27 de julio de 1869 proclamó un manifiesto dirigido a los hacendados cubanos, en el cual llamaba a la guerra de exterminio mediante la tea incendiaria contra las propiedades de los criollos que apoyaran a España. Por ello llegó a ser conocido como el “General Candela”, por sus tácticas de batalla de destruir las propiedades españolas.

Fernández-Cavada conoció y trabó amistad con el General Thomas Jordan, quien era chief of staff del Ejército Libertador de Cuba, bajo el gobierno independentista cubano presidido por Carlos Manuel de Céspedes. Jordan era estadounidense y había servido como general en el Ejército Confederado durante la Guerra de Secesión.

El 5 de enero de 1869, Fernández-Cavada estableció la «Logia Luz del Sur” en Trinidad, la cual funcionó como activo centro de reclutamiento para los independentistas cubanos. Allí organizó la sublevación independentista en esa región y preparó militarmente a los patriotas comprometidos con el alzamiento.

En 1871 el Ejército Libertador de Cuba aprobó una resolución para permitirle a Fernández-Cavada viajar a los Estados Unidos. Su intención era buscar apoyo entre sus contactos militares para la causa de la independencia de Cuba. Se trasladó a «Cayo Cruz», en la costa norte de Camagüey, para esperar el transporte que lo llevaría a Estados Unidos; allí se encontraba bajo una crisis de asma y con fiebre alta y fue delatado y hecho prisionero por la cañonera española Neptuno y llevado a Puerto Príncipe. Posteriormente, fue transferido al pueblo de Nuevitas. Juzgado por las autoridades españolas, fue sentenciado a morir por fusilamiento. Los generales George Gordon Meade, Daniel Sickles y el entonces presidente estadounidense Ulysses S. Grant, sus colegas militares de Estados Unidos, intentaron en vano obtener su liberación.​ Fernández-Cavada fue ejecutado el 1 de julio de 1871. Sus últimas palabras fueron: «Adiós Cuba, para siempre».

Otras facetas de su vida

Fue un hombre de fina sensibilidad y cultura, escribió poesía patriótica y fue pintor de excelentes lienzos. La historia norteamericana le reconoce como el creador de un aerostato utilizado para observar los movimientos del enemigo.

Creó además el primer periódico mambí en Cuba: La Estrella de Jagua, que se escribía y distribuía entre combates; popularizó la cartilla para alfabetizar, a sus soldados y a la población rural; creó el primer cuerpo de Inteligencia del Ejército Libertador, que descubrió hasta planes contra el presidente Céspedes, y fue el primer cienfueguero en alcanzar los grados de Mayor General del Ejército Libertador.

Entre sus aportes a la primera gesta emancipadora cubana, figuran “Breve instrucción de guerrilla” y “Guía para jefes y oficiales en campaña”, en los cuales aborda la teoría de la lucha guerrillera. La Cámara de Representantes del Gobierno de la República de Cuba en Armas aprobó el empleo de ambos textos en la instrucción de los oficiales y las tropas.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *