Fidel multiplicado en pueblo

Fidel multiplicado en pueblo

Cuando el pasado 25 de noviembre se supo la noticia de la desaparición física de Fidel Castro no sólo Cuba se vistió de luto.  Al dolor por su pérdida se sumaron todos los hombres de bien del universo. Incluso sus grandes enemigos siguieron atentos cómo los cubanos daban el último adiós a su Comandante.

Al hombre que se convirtió en artífice de un proyecto social con todos y para el bien de todos. Al estadista que se negó al descanso en busca de alternativas para edificar un mundo mejor, donde los más humildes de la tierra tuvieran voz y voto.

Las primeras horas, después de su deceso todo en Cuba fue diferente. El cielo no tenía el mismo azul de siempre, las calles daban una imagen de vacío, su gente caminaba en sigilo, tal vez  reflexionando qué hacer para no dejar morir el legado de un hombre que con su obra se convirtió en gigante.

Fue así que de pronto sin convocatorias el pueblo todo buscó la respuesta en una sola frase: “Yo soy Fidel”. Desde entonces estas tres sencillas pero conmovedoras palabras se convirtieron en himno de lucha  para los hijos de bien de  esta Patria.

Ya han pasado 365 días de la pérdida del indiscutible líder de la Revolución cubana. Un año donde sin su compañía física lo hemos sentido presente. Y es que con sus ideas levantó una obra gigantesca que hoy se multiplica en bienestar colectivo.

Los archivos históricos constatan que cada minuto de su vida lo dedicó a las causas más nobles y humanistas. Su recuerdo se nos hace real en cientos de escuelas, hospitales, industrias y programas sociales que hoy se transforman  en sueños cumplidos.

Cuba  es ejemplo en el mundo gracias a las lecciones de solidaridad,  justicia y amor que nos legó. El altruismo de los cubanos es una realidad irrefutable y es que Fidel nos enseñó a compartir lo que tenemos sin esperar nada a cambio.

No partiste sin dejarnos tu testamento político, ese concepto de Revolución que simboliza un arma de combate y el cual debemos honrar en la  práctica cotidiana.

Ya se cumple el primer año de tu viaje eterno. Nos duele tu ausencia aun cuando  tu recuerdo  alivia la nostalgia. Ahora tus raíces de rebelde y revolucionario están custodiadas por una roca inmensa en Santiago de Cuba. Allí junto a los más excelsos héroes de la Patria custodias y guías el porvenir de una nación que siente orgullo de ser libre y soberana.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Damaris Leyva Feijoo

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista de Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *