Fidel tiene que hacer en América… y en el Mundo

Fidel tiene que hacer en América… y en el MundoExtrañamente, leer sus más recientes reflexiones me trajo una grata asociación con su voz, enérgica siempre para denunciar los males de nuestro mundo. “Los pueblos de la América, por cuya libertad Bolívar realizó las hazañas que lo convirtieron en El Libertador de los pueblos, fueron llamados por él a crear, como dijo: la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riqueza, que por su liberad y gloria…” escribió. Me parecía oírlo.

Y es que no puede aceptarse la conseción hecha por el Gobierno Colombiano al imperialismo norteamericano, en su intento, infructuoso a pesar de Gorilazo en Honduras, y sus nuevas bases militares en Colombia, por desestabilizar la integración continental. Fidel, como siempre, agudo en el análisis hasta su mismo esencia de los problemas actuales; Revolucionario incansable.

Por eso pienso que cada día es una escuela cuando nos comparte su sabiduría. Primero fue Martí, y él, universitario aún, se declaró martiano desde su mismo bautismo político en el Directorio Revolucionario,  el gran y más universal maestro de los periodistas cubanos; Fidel continuó y enriqueció el legado del Apóstol.

Nunca antes brilló tan alto un estadista. Y, sin embargo, el más grande de la segunda mitad del siglo anterior y del presente, está convencido de que “… toda la gloria del Mundo, cabe en un grano de maíz.”

Ha sido, precisamente, esa modestia medular, la que le permite verla vida, analizarla cual libro si secretos. Fidel Castro ha estado presente en los más trascendentales momentos de la historia universal contemporánea. Es más, se anticipó a muchos acontecimientos, como es el caso de uno entre los que con más fuerza estremecieron el panorama internacional: el derrumbe del socialismo soviético.

El líder histórico de la Revolución Cubana, no sólo ha sido capaz sortear los obstáculos del más riguroso y extenso bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a un país en la historia de la humanidad; también encontró el camino que conduce a su pueblo lejos de las consecuencias lamentables de la genocida sanción con que trata de castigar al primera economía del Mundo, Estados Unidos, la voluntad independentista de un pueblo.

Admirado y respetado hasta por sus más fervientes enemigos, su figura es símbolo; su palabra, luz para las naciones. La más importante revolución de América Latina, la cubana, lleva su nombre; como lo llevan muy hondo entrañablemente los once millones de cubanos que habitan la Isla. Once millones de cubanos que militan, cómo y por él, en el bando de los convencidos de que un “mundo mejor es posible”; y que justo en 2006, obtuvimos, gracias al periodista francés y director del diario de izquierda Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, su declaración esencial sobre esa convicción futurista.

“… el hombre es el hombre, no podemos idealizarlo. Por suerte, yo parto de una confianza grande de que este ser humano, con todos sus defectos y limitaciones, tiene capacidades suficientes para preservarse y tiene inteligencia suficiente para mejorarse. Yo, si no creyera eso, no lucharía…” se lee en el libro entrevista 100 Horas con Fidel.

Por eso este 13 de agosto, no abrá fastos, ni festejos, como nunca los hubo en su austera existencia de revolucionario; habrá adeptos, seguidores de sus doctrinas, agradecidos de tenerlo periodista, intelectual, obrero, universal. Sus mas de ocho décadas de vida estimulan  comprometen al sacrificio, a la entrega, a la incondicionalidad.

La Historia tiene sus paralelismos. Estoy seguro de estar ante una de las espirales del devenir cuando repaso el último párrafo, cierre magistral de sus más recientes reflexiones, en las que insta a consolidar la soberanía latinoamericana condena el entreguismo del Prsidente de Colombia al permitir seis nuevas bases militares yanquis en su territorio, nuevas puntas de lanza del imperialismo en América.

Escribe Fidel: “Martí admiraba extraordinariamente a Bolívar y no se equivocó cuando dijo: “…así está Bolívar… vigilante, ceñudo… calzadas las botas de campaña, porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: porque Bolívar (y aquí yo leo además Fidel) tiene que hacer en América todavía.”

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *