FMC: La gran creación de Vilma

FMC: La gran creación de VilmaEn una de tantas jornadas memorables de aquellos primeros tiempos de ransformaciones y sueños revolucionarios, nació la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) el 23 de agosto de 1960.
Los objetivos propuestos eran numerosos y, sobre todo, ambiciosos, tanto que para algunos parecían imposibles; para otros, lejanos; y para todos, muy difíciles.

Pero felizmente para la población cubana, y en particular la femenina, la FMC surgía en el momento preciso, bajo la orientación lúcida y de largo aliento de Fidel Castro y la energía, entrega y exquisita sensibilidad de la heroína de la Sierra Maestra y la clandestinidad, Vilma Espín.

Se trataba de unificar todos los sectores femeninos, construir una fuerza sólida, integrada por amas de casas, absolutamente mayoritarias entonces; trabajadoras manuales e intelectuales; campesinas y estudiantes, en condiciones de vencer prejuicios y de crear las condiciones que posibilitaran escalar a planos superiores.

Para que todo eso fuera posible la Revolución debía ser capaz de integrar las mujeres a la intensa y compleja dinámica de cambios en que estaba inmersa la Isla.

Defensa de la Revolución, apoyo activo a las nuevas leyes y a las numerosas medidas de beneficio popular; superación cultural, técnica y política, incorporación a la producción y los servicios y otras muchas, fueron el singular contexto en el cual las féminas cubanas organizadas fueron desbrozando el camino, hasta alcanzar, peldaño a peldaño, su lugar protagónico.

Muy lejanas en el tiempo pueden parecer hoy algunas de las primeras misiones cumplidas por la FMC. La alfabetización, por ejemplo, pocas veces asociada a la obra de la organización femenina, es una de ellas.

El 59 por ciento de la fuerza alfabetizadora era femenina y el 55 por ciento de las alfabetizadas fue también de ese género.

La campaña demandó de la organización la localización de las analfabetas y la labor de convencimiento para la incorporación de no pocas al mundo de las letras.

Y sin ánimos triunfalistas, concientes de que aún dista un largo trecho en el infinito camino del perfeccionamiento de toda obra humana, la FMC puede mostrar numerosas realizaciones en esferas tan decisivas como la ideológica, económica, social y cultural.

A unas semanas de la desaparición física de Vilma, la gran inspiradora de la Federación, resulta obligado reconocer su impronta en cada una de las batallas libradas y los avances operados en estos años.

Ya ella no está, pero dejó bien definidos un estilo, métodos de trabajo, principios funcionales y aspiraciones que, a no dudarlo, marcarán el rumbo de la organización, como elemento activo e indispensable de la construcción de la sociedad nueva, diseñada por el Partido Comunista de Cuba.

A 49 años de su creación, la Federación de Mujeres Cubanas es un firme baluarte de la Revolución, es como la definiera el Comandante en Jefe Fidel Castro, una sólida e invencible fuerza para las tareas de hoy y del futuro.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *