Frank País y Raúl Pujol, mártires de Santiago y de toda Cuba

Frank País y Raúl Pujol, mártires de Santiago y de toda Cuba

”¡Que monstruo!. No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han matado”, exclamó el Comandante en Jefe Fidel Castro al conocer la noticia del asesinato de en Santiago de Cuba, junto a su compañero Raúl Pujol, el 30 de julio de 1957.

Con solo 22 años, Frank había conquistado un lugar en la Historia por su entereza de carácter, valor, lealtad sin límites a la Revolución y sus condiciones de dirigente cabal, que hicieron que fuera nombrado jefe de Acción del Movimiento 26 de Julio.

Por la indeleble huella que dejó, el 30 de Julio se consagró como el Día de los Mártires de la Revolución.

Hoy Frank País García es uno de los héroes y mártires más queridos de la lucha revolucionaria cubana, muerto en las calles santiagueras, con solo 22 años.

En julio de 1957 Frank se encontraba refugiado en la casa de Raúl Pujol Arencibia, de la Resistencia Cívica santiaguera, cuando supo que los guardias registraban las casas a unas cuadras de allí.

Ambos intentaron escapar del cerco y salieron caminando por la calle San Germán arriba, pero les dieron el alto y al registrarlos, le hallaron una pistola a Frank, quien fue identificado por un policía que lo conocía.

Resultaron golpeados y ametrallados; el asesino José María Salas Cañizares lo remató en el suelo.

La noticia de su asesinato por las fuerzas represivas se conoció en toda Cuba, a pesar de la censura oficial, y una huelga general, espontánea, se extendió por Oriente y otras provincias en abierto desafío al dictador Fulgencio Batista.

Las mujeres fueron con su madre Doña Rosario a reclamar el cadáver. Nadie pudo impedir que lo vistieran con el uniforme verde olivo del Ejército Rebelde, y que llevara sobre el pecho la boina y el brazalete del Movimiento 26 de Julio, ni tampoco el desbordamiento popular que el 31 de julio llenó más de 20 cuadras en las calles de Santiago de Cuba.

¿Quién fue Frank País?

Frank era el Jefe de Acción y Sabotaje y miembro de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio (conocido como David y otros seudónimos clandestinos). Fue un amante de la poesía, músico y pintor aficionado que aglutinó lo mejor de su generación, y sobre todo, maestro y revolucionario.

De este niño y joven precoz, sus menos de 22 años fueron suficientes para descollar como líder estudiantil, primero, y llegar a ser el alma de la lucha clandestina contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Frank creó una amplia estructura para la acción a la cual incorporó numerosos jóvenes estudiantes y obreros, y buscó el apoyo de personas de todas las edades y sectores sociales. Organizó en 1956 el levantamiento del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, en apoyo al desembarco de la expedición del yate Granma.

Luego resultó una especie de cordón umbilical que salva, refuerza y abastece al naciente Ejército Rebelde, el cual pasaba por las manos de Frank en Santiago de Cuba y de en Manzanillo.

La obra de David trascendió más allá de su asesinato por los cuerpos represivos.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *