¿Habrá que pagar para ver las noticias de Google News?

¿Habrá que pagar para ver las noticias de Google News?Desde hace un tiempo se planteó la posibilidad de que se estableciera un sistema de pago (micropagos por adelantado) por acceder a algunos servicios de noticias en Internet y muchos usuarios se mostraron inconformes. Ahora algunos usuarios están sorprendidos con la propuesta de cobrar algunas notas en el famoso buscador de Google, que es el más utilizado por los hispanohablantes.

La propuesta mercantilista de Google surgió debido a que la Newspaper Association of America (Asociación de Periódicos de Estados Unidos, NAA según las siglas en inglés) busca disminuir los problemas financieros de la prensa y los directivos del buscador elaboraron una propuesta, en la que se establecería un sistema de pago por acceso a las noticias en la red que beneficiaría a la NAA, pero sobre todo a los accionistas de monopolio de Google. Pero el gigante norteamericano no es el único que se lanza por el camino del pago por contenido, pues ya la IBM Corp., la Microsoft Corp. y Oracle Corp. respondieron a esa misma petición de la NAA con propuestas para formas de cobrar por las noticias en la red.

La futura plataforma de micropagos permitirá suscribirse a múltiples sitios informativos, posibilitará la búsqueda de informaciones concretas y facilitará su compra individual.

En estos momentos ya existen algunos periódicos que cobran por el acceso a sus suplementos especializados o sus canales RSS, pero son la minoría (El Mercurio, de Chile, The Guardian, del Reino Unido, Spot Us, The Wall Street Journal, The Economist y Financial Times, de los Estados Unidos, El País, de ).

Hoy los contenidos ofrecidos por el buscador de Google son consultados por millones de usuarios en busca de noticias, materiales de estudio, bibliografía o por simple entretenimiento, pero cuando esos mismo usuarios topan con contenidos de pago simplemente salen de esas páginas.

Hace unos años, en el 2002, el Grupo Prisa justificaba que lo que tiene valor cuesta como pilar base para cobrar por sus contenidos online y por ese motivo, el modelo de pago por la edición online fue un auténtico fracaso. ¿Qué diferencia existen entre los contenidos de hoy y los de hace 7 años que impongan un pago por ellos?

La idea de Prisa era ofrecer el producto entero (noticia o información financiera…) con mucho material extra a un precio reducido, pero … ¿realmente ese “material extra” vale la pena pagarlo? ¿Será algo que no encuentres en ningún otro lugar?

Según las encuestas son muy pocos los internautas que pagan por los contenidos, y sobre todo son análisis financieros o bases de datos especializadas. A pesar de esto en la presentación de la propuesta del metabuscador expresaron que “la publicidad probablemente quedará como la fuente más importante de rentas de las empresas de prensa, pero hacer pagar a los usuarios puede aportar una renta suplementaria no despreciable”.

También algunos entendidos del tema miran con recelo esta iniciativa, pues siempre Google ha tenido relaciones tirantes con los dueños de los medios de prensa, ya que Google News hace que los lectores pasen primero por el portal de noticias de Google antes de pasar directamente por los periódicos. Pero también esos dueños de periódicos on line se benefician ahora con servicios Adsense y Adwords, que colocan automáticamente mensajes publicitarios en sus sitios por los que también reciben ganancias extras.

Y las alternativas, cuáles son?

Será Fast Flip una alternativa?Estas noticias acerca del contenido de pago se vinculan con otra generada por el propio buscador: Google presentará una nueva herramienta que permite echar un vistazo rápido a artículos del New York Times, la BBC o el Washington Post, entre casi una cuarentena de las principales publicaciones estadounidenses.

Fast Flip, como se llama el nuevo invento de Google, permite hojear los reportajes, fotografías y artículos de opinión on line como si se tratara de una revista de verdad, sin que el tiempo de carga dificulte la lectura. Por ahora se trata sólo de un experimento (aún no incluye medios europeos), pero ya cuenta con el beneplácito de casi una cuarentena de medios. El objetivo es que se financie con publicidad y que los beneficios se compartan entre el buscador y los medios asociados.

Esta es otra de las iniciativas del buscador en aras de aumentar las ganancias por concepto de publicidad de esos medios de comunicación y los suyos a la vez. La herramienta permite leer la primera página de un artículo o reportaje, y en caso de querer seguir leyendo, la herramienta redirige al lector al medio de comunicación que ha publicado el artículo.

La aplicación, accesible desde fastflip.googlelabs.com, permite pasar revista a los artículos on line de los sitios de más de 40 socios de Google. Junto al New York Times, el Washington Post y la BBC, también se incluyen revistas de información internacional como Newsweek, Slate, BusinessWeek, y femeninas, como Cosmopolitan, Elle, Marie Claire, además de blogs influyentes, como la bitácora de tecnología TechCrunch.

Estos mismos, que son miembros de la NAA, son los que proponen pagar por leer los contenidos resultantes de las búsquedas de Google.

Acerca del pago por contenidos en Internet el estudioso del tema Ramón Salaberría hace un tiempo propuso incluso una teoría: {xtypo_quote}El número de iniciativas para implantar contenidos de pago en medios digitales es inversamente proporcional a la evolución del PIB en los países occidentales{/xtypo_quote}, es decir, mientras disminuyen las ganancias de los países desarrollados aumentan sus iniciativas para cobrar por los contenidos.

Según este estudioso, a mediados de los 90 los medios se lanzaron a la Web pública y gratuita atraídos por unas expectativas publicitarias que, por entonces, se auguraban espectaculares. Luego llegó el primer batacazo y, a principios de la década de 2000, la crisis de los puntocom hizo arreciar las iniciativas de pago por contenidos en los medios de internet.

Pasado ese episodio, a mediados de esta década llegó un nuevo período de bonanza para las economías occidentales, y los mismos medios que antes habían apostado por poner precio a sus contenidos pasaron a ofrecerlos gratis, financiados únicamente por publicidad.

Hasta el momento hay hechos que complementan o apuntalan la teoría del pago por contenidos: faltan ingresos, la economía va mal y existe un escaso margen para conseguir nuevas vías de financiación. El pago es una opción que tiene dos consecuencias reconocidas: la Historia dice que no funciona y provoca la fuga de lectores.

En fin, son muchas las aristas que se deben analizar en este tema. Esperemos que los cambios en Internet no sean tan grandes y la mayor parte del contenido siga como ahora, gratis.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *