Hatuey: alborada rebelde

Hatuey: alborada rebeldeDesandabas aún los senderos de la vida cuando y ya eras inmortal. Allá en Yara, donde tu piel y tu alma se convirtió en cenizas, muchos te ven, a través de la luz crepuscular semejante a la hoguera donde te consumió la muerte.

Tu flama arde aún en los anales de la historia, pues los nativos de esa tierra  conocen aquellas llamas donde inmolaste tu vida, pero jamás los ideales preclaros.

Pediste no ir al cielo pues allá encontrarías a los blancos que profanaron tu tribu en “La Española”, tierra cercana de la que fuiste fugitivo, a través de la cual, profetizaste los abusos para esta isla. Moriste aborigen, fiel a la religión, más allá de la vida.

Tu inteligencia natural hizo descubrir la barbarie del colonialismo. Mostraste a los tuyos un Dios patentizado en el oro de estas tierras, aún vírgenes y razón del saqueo en América.

El desafío europeo despertó al guerrero. Luchaste, no importaron las corazas y el acero fundido de las armas, tus flechas se ornamentaron con el valor y la premisa de defender la paz y la soberanía, todavía sin tener conceptos despejados.

Burlaste a los perros cazadores del enemigo, emboscaste sorpresivamente a los adversarios, simbolizaste la encarnada resistencia de quienes aún no poseían voz, sentaste los cimientos de una revolución.

Espejismos hoy hacen brillar tu lumbre, en el mismo lugar donde pretendieron incinerar tu ejemplo.

Quienes vivieron después y protagonizaron la gesta de 1868 resignificaron tus iluminadas apariciones como vaticinio de libertad.

Redimiste valores desde el siglo XVI y estampaste una huella indeleble para la historiografía cubana.

Todos se preguntan si eres tú quien aparece a los viajeros, o el espíritu de tu amada Yara en la búsqueda del amor perdido, lo cierto es que el aura peregrina amparará por siempre el acertijo, lleno de encantadores testimonios e historias legendarias.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *