Himno Nacional de Cuba: canto de lucha y libertad

Himno Nacional de Cuba: canto de lucha y libertadEl 13 de agosto de 1867 estaban  reunidos Pedro “Perucho” Figueredo Cisneros, Francisco Vicente Aguilera y Francisco Maceo Osorio, cuando este último le sugirió a Perucho: “Se puede decir que ya estamos reunidos en Comité de Guerra… ahora te toca a ti componer nuestra “Marsellesa”.

Al amanecer del próximo día ya estaban las estrofas del himno cubano y casi un año después, Manuel Muñoz, director de una orquesta de la ciudad, las musicalizó.

El 11 de junio de 1868, en medio del tradicional Te Deum y la procesión del Corpus Christi (fiestas religiosas), efectuado en la parroquia San Salvador de Bayamo, se escuchó por primera vez la música compuesta para las estrofas escritas por Perucho.

Fue posible por la actitud favorable a la independencia de Cuba del padre Diego José Baptista.

Fue un gran reto porque allí confluyó toda la sociedad bayamesa, tanto los independentistas como los colonialistas.
El teniente coronel Julián de Udaeta, jefe militar de Bayamo, se percató de la audacia y mandó a buscar a Pedro Figueredo para interrogarlo. La argumentación dada no satisfizo al militar español, quien sentenció: “Dice usted bien: no soy músico, pero tenga la seguridad de que no me engañó. Puede usted retirarse con esa certidumbre”.

El 20 de octubre de 1868 Bayamo se convirtió en la primera ciudad libre del poder español en Cuba. En medio de la euforia por la victoria hizo su entrada Perucho Figueredo. La multitud tarareó la música que ya conocía desde junio y comenzó a pedir la letra. El patriota sacó lápiz y papel de su bolsillo y reprodujo desde su caballo, la letra que conocía de memoria. La población comenzó el canto y el teniente coronel Udaeta al escucharlo afirmó: ¡No me había engañado. Es una música de guerra!

La partitura y letra originales fueron donadas al Museo Nacional de la Música. Dicha composición poética está conformada por seis estrofas o cuartetas de veinticuatro versos, que transgreden el molde clásico de la redondilla. El autor se sirve de la polimetría, prescindiendo de estructuras métricas cerradas y de la rima tradicional.

En las seis estrofas relaciona versos sueltos o libres (1’ y 4’ ) con los 2’ y 3’ de rima consonante. Coinciden fonéticamente: orgullosa/gloriosa; sumido/sonido; tirano/cubano; ido/sonido; caídos/vencidos; estampido/sonido (9).

La quinta estrofa vincula la consonancia descrita con la rima interna, dada la coincidencia fonética de sonidos en el interior de la estrofa. Estos son: huestes/triunfantes/valientes.

Los versos encabalgados en la segunda y tercera estrofas, comunican contención, ofreciendo intensidad de las emociones en su continuidad.

Letra original del Himno Nacional de Cuba
I
Al combate corred bayameses,
que la patria os contempla orgullosa.
No temáis una muerte gloriosa
que morir por la patria ¡es vivir!
II
En cadenas vivir, es vivir.
En afrenta y oprobio sumido.
Del clarín escuchad el sonido,
a las armas valientes corred!
III
No temáis los feroces Iberos.
Son cobardes cual todo Tirano
No resisten al bravo Cubano
Para siempre su imperio cayó!
IV
¡Cuba libre! Ya murió
Su poder y su orgullo ¿do es ido?
¡del clarín escuchad el sonido!
¡¡A las armas!! valientes, corred!
V
Contemplad nuestras huestes triunfantes
contemplalos a ellos caídos,
por cobardes se fueron vencidos
por valientes sabemos triunfar!
VI
¡Cuba libre! Podemos gritar
del cañón al terrible estampido,
¡del clarín escuchad el sonido!
¡¡A las armas!! valientes, corred!

{youtube width=”445″ height=”370″}brab4_ON9PA{/youtube}

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *