Horquita, principal polo productivo de Cienfuegos, se recupera

Horquita, principal polo productivo de Cienfuegos, se recupera

Los resultados del trabajo de recuperación, luego del huracán Irma y de las posteriores lluvias que dañaron plantaciones de diferentes cultivos e interrumpieron los ciclos de crecimiento de otros, comienzan a apreciarse, de manera escalonada, en diversas formas y polos productivos de la provincia, sobre todo en la Empresa Agropecuaria Horquita, de Abreus; de donde proviene el 70 % de los alimentos consumidos en Cienfuegos, y se destinan también a la capital.

Yoan Sarduy Alonso, delegado del Ministerio de la Agricultura (Minag), explica que ya en Horquita tienen prácticamente todas las áreas sembradas, factor clave que redundará en un incremento paulatino de la comida. «Alrededor de marzo los niveles productivos se encontrarán a la altura normal y podrán responder a los requerimientos de la población en el territorio».

Jorge Moreno, director de Producción de la empresa, añade que el plátano (uno de los cultivos más golpeados aquí, en tanto sus 350 hectáreas resultaron perjudicadas), fue resembrado; y que de un plan de 630 hectáreas de frijol con destino a la canasta básica normada, ya plantaron 460.

«El plátano hoy está totalmente restablecido, con todas las atenciones, se fertilizó, aplicó herbicidas… y dentro de dos meses comenzará su producción paulatina», precisó.

El 7 de enero finalizó la campaña de plantación de papa. El ingeniero Raudel Rubio, director de Horquita, afirmó que son 450 las hectáreas sembradas, con 14 variedades, sobre todo la Santana y Romana Nacional.

«Uno de los elementos que dignificaban a este polo –refiere el Delegado del Minag– era la producción de malanga y a causa de un mal manejo de las estrategias de los cultivos, la pérdida de la semilla o la falta de atención, se deterioró».

No obstante –continúa– hace alrededor de dos años se verifica aquí un proceso de recuperación integral, que parte de la multiplicación de semillas en las biofábricas y de la búsqueda en otras provincias de materiales de siembra de calidad.

«Incide también la creación de un grupo de trabajo, de conjunto con el Inivit, que nos capacita y ayuda a recuperar el cultivo. Ahora se encamina un programa ambicioso: en el 2017 fueron traídos más de 5 000 quintales de semillas, lo cual le permitirá a Horquita ir creciendo de manera sostenida», afirma.

Sarduy Alonso destaca también el mejor aprovechamiento integral de la tierra, con la puesta en producción de los realengos: o sea, esos espacios que quedan fuera del alcance de la máquina de riego, pero que se pueden beneficiar con el agua, poseen suelos con las mismas características para la siembra,  y que entonces no deben dedicarse a otras tareas.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo. Periodista del Semanario 5 de Septiembre y del Periódico Granma.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *