¿Igualdad de oportunidad entre los hombres? ¿Realidad o utopía?

¿Igualdad de oportunidad entre los hombres? ¿Realidad o utopía?A diario se habla de los niveles de pobreza, desnutrición y analfabetismo que persisten todavía en el tercer milenio, pero pocas personas se llevan la idea real de lo que significan los datos que vemos casi a diario para hablar de estas cuestiones.

Para tener la idea exacta de cómo está repartido realmente el mundo (riquezas, recursos naturales, educación, salud…) sería bueno llevar los datos globales a porcientos o a ejemplos a pequeña escala. Una buen forma sería reducir la población de la Tierra a una pequeña aldea de exactamente 100 habitantes, manteniendo las proporciones existentes en la actualidad (esta idea la vi a través de un correo electrónico que me envió un catedrático y muy serio profesor universitario). El resultado sería algo como esto:

Habría: 59 asiáticos, 15 europeos, 13 personas del hemisferio oeste (Norte y Suramérica), 1 persona de Oceanía y 12 africanos. De esa pequeña aldea de 100 personas, 52 serían mujeres, 48 hombres, 70 no serían blancos, 30 serían blancos, 70 no cristianos, 30 cristianos, 89 heterosexuales y 11 sería homosexuales.

En ese pequeño micromundo 6 personas poseerían el 59 % de la riqueza de toda la aldea y los 6 (sí, 6 de 6) serían norteamericanos. De las 100 personas, 80 vivirían en condiciones infrahumanas. En esta aldea habría sólo 1 persona con computadora, 70 de ellos serían incapaces de leer, 50 sufrirían de desnutrición, 1 persona estaría a punto de morir, 1 bebé estaría a punto de nacer  y sólo 1 (sí, sólo 1) tendría educación universitaria.

A través de esta forzada comparación de cómo están repartidas las riquezas del mundo, desde un punto de vista minimalista, es cuando se hace más apremiante la necesidad de solidaridad y educación, pero sobre todo, de un mundo más justo.

No basta con que uno hable acerca de la “justeza” de la igualdad de oportunidades, sino de llevar a la práctica esa igualdad, tanto para un ciudadano sueco como para el niño que está a punto de nacer en medio de una familia en plena miseria. Es necesario salud para los miles de hombres que morirán este mes de SIDA o de cientos de enfermedades curables. Es imprescindible proporcionarle alimentos y forma de subsistencia viables a esos millones que no tienen un simple pedazo de pan para llevarse a la boca en la noche.

Es necesario fomentar la paz para que no mueran a diario cientos de personas en medio del fuego cruzado de guerras insensatas. Es también imprescindible educar a todos los niños para que puedan formarse un futuro mejor que el que viven hoy 5000 millones de personas afectadas por la inanición, el hambre y la miseria. La educación gratuita y obligatoria hará de esos niños a un mejor hombre, a diferencia de los 4000 millones que no saben o no pueden simplemente leer su nombre.

Todavía hay cientos de librepensadores y politólogos que hablan de los beneficios del libre mercado, de la globalización como viento que empuja la economía global y de la tan cacareada “igualdad de oportunidades” en el mundo de hoy. Y lo hacen respaldados por sus títulos apergaminados de Harvard, Yale, Oxford o La Sorbona; pero de seguro nunca se acostaron sin un plato de comida, nunca durmieron en un banco y nunca vivieron en la miseria que inunda a casi una tercera parte de la humanidad, donde cada día los ricos son infinitamente más ricos y cada hora se suman más personas a la ya extensa lista de pobres.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *