Impulsan en Cienfuegos proyecto para la protección animal

Impulsan en Cienfuegos proyecto para la protección animal

La falta de cultura en la tenencia de animales domésticos, las condiciones económicas o la migración del país, son causas del abandono de mascotas en Cuba. En este sentido, se trabaja en las normas jurídicas para la conformación de una Ley de bienestar animal. Mientras ello se pone en práctica, en Cienfuegos el proyecto “Patitas por la ciudad” mantiene un trabajo activo en el cuidado y la atención de animales domésticos.

Claudia María Oliva, fundadora del grupo explica que “Patitas por la ciudad, surge como una página de Facebook donde unos cuantos nos preocupamos por la salud de animales en las calles. Con el paso del tiempo se sumaron muchas más personas a la causa y hoy somos una comunidad activa.”

Son una extensa red de voluntarios distribuidos por la provincia de Cienfuegos, quienes hacen más de cuatro años dedican tiempo de sus quehaceres habituales para prestar atención a mascotas abandonadas.

“Una vez que detectamos un animalito mediante alguien que publica fotos o nos envía un mensaje a nuestro grupo de wahtsapp, nos encargamos de rescatarlo y le prestamos la atención médica necesaria.”

Yandri Soto es uno de los técnicos veterinarios que aporta conocimientos y recursos a la atención de los animales. “Se trata de una acción solidaria, que humaniza el diarismo y nos hace mejores personas. Yo tengo medio de transporte particular y colaboro con el grupo hace algún tiempo, cuando nos llega el aviso todos nos movilizamos.”

Apuestan por el amor y el derecho a la vida de quienes no pueden valerse por sí solos. Una vez que rescatan a los animales, la tarea más difícil es buscarle un refugio.

Así cuenta Claudia María: “Nosotros no tenemos un lugar propio para tener los animalitos, buscamos un refugio temporal con alguno de los voluntarios que asumen la tarea y el siguiente paso es gestionar la adopción de manera permanente.”

Lianet Gómez, otra de las activistas del proyecto, cuenta que mediante las redes publican fotos de los perritos o gaticos que necesitan adopción. “Ahí pasan de grupo en grupo hasta que alguien nos llama para adoptarlos, es una acción que demanda de la conciencia de muchos.”

Y de esa manera Yolanda Brito conoció a Roky, un perro que había sufrido una paliza en la calle. “Llegó a mi casa un viernes 13, es un perro grande de edad, pero desde que lo vimos en las fotos nos enamoramos de él y decidimos adoptarlo. Ahora sus heridas ya están sanas y le damos mucho amor.”

No pocos son los animalitos que desandan en Cienfuegos con unas tarjetas que lo identifican. Claudia María cuenta que estas identificaciones tienen el objetivo de que las personas conozcan que son animales que reciben tratamientos por el proyecto. “En cada tarjeta dice el estado en que se encuentra, si están en proceso de curación o si están listos para adoptarlos.”

La comunidad de colaboradores aumenta de forma espontánea; cada vez son los que se suman a estas acciones que humanizan el escenario cotidiano en tiempos convulsos.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *