Industria cienfueguera beneficia economía del país

Industria cienfueguera beneficia econLa fábrica de cemento Karl Marx, la mayor del país y una de las de más capacidad en Latinoamérica ubicada Cienfuegos desarrolla un buen año de trabajo en beneficio de la economía cubana.

Tras recuperar un terreno perdido por roturas y reajustes técnicos a inicios de año, la planta supera hoy las producciones obtenidas en esta misma etapa pero de 2008.

Sólo en cemento, dirigido al mercado nacional, se han obtenido 19 mil toneladas más que en el primer semestre del año anterior. De enero de 2009 a la fecha, se ha producido 274 mil toneladas de clínker, principal rubro exportable de la fábrica, que actualmente envía una parte de esta materia prima a otras fábricas cubanas.

En el Gigante cienfueguero las acciones no se quedan en propósito de crecer en producción. La contingencia energética impone aquí controles estrictos.Considerada entre las 10 industrias más consumidoras del país, los primeros pasos llevaron a especialistas a diagnosticar consumos específicos.

“Hemos partido de una estrategia para la administración eficiente de la energía, para ello hemos estudiado en detalle cuánto consumo cada área”, explica el Asesor Técnico de la Empresa de Cementos Cienfuegos SA, ingeniero Serapio Céspedes..

En una entidad cuyo consumo energético actual se cuantifica en 10 mil megawatts, la estrategia diseñada comienza por un sistema de redistribución de cargas en la sala de control.

“Hay un monitoreo permanente de las áreas, si por alguna avería o razón alguna se detiene esa carga se desvía inmediatamente a otro departamento para potenciar las producciones con el mismo consumo”, asegura Céspedes.

Las medidas también incluyen la explotación de las máquinas al máximo rendimiento, lo que se traduce en incrementos de productividad. Con este objetivo el molino de cemento cuenta hoy con los intensificadores y se planifica su funcionamiento sólo en la madrugada, cuando es más barata la energía eléctrica.

“Tenemos sensores en cada máquina lo que nos permite medir el rendimiento por unidad, lo que nos permite obtener el mínimo de kilowatts/hora por toneladas”, concluye Céspedes.

También se montan nuevos compresores para impulsar el desensile del cemento a granel, con una de reducción de 500 kilowatts/h que consumen los que hoy se emplean a sólo 100.

Con estas medidas se multiplican los beneficios de la Fábrica cienfueguera a la economía del país. El pasado año, esta industria produjo un millón dieciséis mil toneladas de clínker, un récord desde su fundación en 1980.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *