Industria sideromecánica cubana se impone a bloqueo económico

Industria sideromecánica cubana se impone a bloqueo económicoLa industria sideromecánica cubana perdió en sus importaciones, desde mediados del 2008 a la fecha, unos 38 mil 160 millones de dólares por las limitaciones del bloqueo económico, impuesto por Estados Unidos.

En un recuento de los directivos de ese sector sobre las afectaciones de esa hostil política, se precisó que en ese período se adquirieron recursos en el exterior por un valor de 642 mil 160 millones de dólares, los que permitieron cumplir las principales demandas de esa rama.

Datos aportados por la directora de Relaciones Exteriores de esa rama, Irene Rodríguez, indican que el cerco económico por casi 50 años obliga a Cuba a comprar en países lejanos de Asia y Europa o a través de intermediarios, lo que dificulta o encarece las transacciones.

Sin el bloqueo estadounidense con un monto similar a las pérdidas que implicaron esas importaciones, Cuba hubiera podido fabricar uno 199 mil refrigeradores para el programa de ahorro energético o mil 980 tractores para el desarrollo de la agricultura.

A esa lista de productos deficitarios se agregarían mil 273 ambulancias para los servicios médicos de urgencias, mil 186 ascensores camilleros para los hospitales, así como un millón 773 mil 423 tejas galvanizadas para techar unas 49 mil 260 viviendas.

Entre las principales incidencias del bloqueo económico se identifican: una constante persecución de posibles contratos de materias primas, envíos de fondos y acuerdos entre empresas cubanas y extranjeras para producciones o servicios conjuntos, indicó la funcionaria.

También impide el acceso a créditos bancarios estadounidenses o de cualquier agencia o compañía subsidiaria de ese país y por supuesto las pérdidas monetarias por encarecimiento de costos, altas tasas de interés y fletes.

Resaltan también las pérdidas en las exportaciones de acero y sus derivados por unos 400 mil dólares, productos que han experimento una considerable reducción de las ofertas y elevados costos por el impacto de la crisis económica.

Desde mediados de 2008, la tonelada de barras corrugadas de acero bajó de mil 250 dólares a un mínimo de 400 y 500 dólares.

Por el contrario, en el caso del acero inoxidable, imprescindible en la fabricación de mobiliario y equipos médicos, el no acceder al mercado estadounidense multiplica varias veces los costos de su adquisición en otros países y por consiguiente las pérdidas para Cuba.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *