Influenza A (H1N1): mejor precaver que tener que lamentar

Influenza A (H1N1): mejor precaver que tener que lamentarLa expresión “es mejor precaver que tener que lamentar”, del refranero popular, cobra hoy notable significación, cuando la influenza A (H1N1) se ha convertido en la pandemia más rápidamente extendida en todo el mundo.

Reportes de la Organización Mundial de la Salud confirman que ya suman los 190 países que luchan contra esa enfermedad, la cual hasta la fecha registra a más de 320 mil enfermos y ha ocasionado la muerte a cuatro mil 883 personas, hasta el 16 de octubre.

Cuba no escapa a esta realidad, y aunque se ubica entre las naciones que menos casos y complicaciones reporta, se sigue produciendo la entrada del virus causante de la pandemia, que sólo en la región de Las Américas ha matado a más de tres mil personas.

Desde finales de abril, cuando se descubrió esta infección viral que azotaba a , el sistema de salud cubano preparó los recursos humanos y materiales en todas las provincias, para enfrentar la posible entrada de la pandemia.

Los expertos insisten en la necesidad de extremar las medidas higiénicas personales y colectivas, tanto en el hogar, como en los centros educacionales, laborales y en lugares públicos, para evitar la propagación del virus que penetra en el cuerpo humano por las vías respiratorias.

Insisten los especialistas en evitar el saludo mediante el beso o la mano, tocarse los ojos, la nariz o la boca, e instan al lavado de las manos con frecuencia, fundamentalmente después de estornudar o toser, para que no se propaguen los gérmenes.

Las embarazadas, los niños menores de cinco años, personas con enfermedades crónicas, asmáticos y pacientes con problemas respiratorios, inmunodeprimidos, con trastornos convulsivos, neuromusculares, diabéticos y obesos, figuran entre los grupos más vulnerables.Desde los más viejos hasta los más jóvenes se protegen de la influenza

Se avecina la temporada de invierno, época donde se incrementan las tradicionales influenzas, por lo cual la situación se hace más riesgosa con la aparición del catarro común, y otras afecciones respiratorias.

Ante cualquier síntoma: fiebre superior a 38 grados centígrados, tos, estornudos, ardor y dolor de garganta, de cabeza, secreción nasal, dificultad para respirar, y también naúseas, vómitos o diarreas, se debe acudir de inmediato al médico para evitar males mayores.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *