Innovaciones de tabacalero cumanayagüense en casa de cura, duplican calidad de hoja exportable

Innovaciones de tabacalero cumanayagüense en casa de cura, duplican calidad de hoja exportable

Como cualquier tabacalero cubano, Arcides Hernández Pérez, fabricaba sus casas de cura con materiales tradicionales. Sin embargo, con los años, este tabacalero cumanayagüense, notó  que la calidad de su hoja fue mermando.

“Hace siete años que comencé a cultivar, pero antes era técnico de la Empresa de la Empresa de Acopio, Beneficio y torcido de tabaco, y en los últimos 10 años he observado que hay afectaciones cada vez más frecuentes a causa del cambio climático”, explica el productor.

“La temperatura, entre 20 y 25 grados,  y la humedad, del 90 por ciento, no se mantienen en la casa en los parámetros  establecidos y eso altera el proceso de cura de la hoja que debe empezar a “amarillar” sobre los ocho días, y lo lleva a desgrasarse y afecta los colores ideales para la exportación”, asegura.

Planchas de fibro-asfalto de mala calidad, impiden también que esa humedad se retenga, a lo que se agrega la escases del guano; por eso decide iniciar un experimento.

En la siembra nada cambiaría: hojas obtenidas en  el mismo suelo, con iguales condiciones de riego y época de siembra, rían a  una casa diferente.

“Buscamos alternativas. Vimos que el ladrillo de barro conserva la humedad, utilizamos también cemento, cabillas, madera que la empresa nos facilitó y el techo lo hicimos de zinc. Se trata de una estructura incluso más segura ante evento meteorológico como los ciclones o intensas lluvias”.

Un 32 por ciento  más baja,  y 10 metros más ancha que la tradicional, y con una oportuna forma de refrescarse si subieran demasiado las temperaturas; surtidores de agua en el techo.

De esta manera en la cosecha pasada ya la nueva casa le posibilitó duplicar las hojas de clases altas y sus dividendos.

“Aumentamos en un 50 por ciento el rendimiento con esta tipología de casa, comparándola con la cura en la tradicional, y los ingreso subieron de 5 mil pesos por quintal a 12 mil, gracias a la calidad, enfatiza el campesino innovador”.

“Este año quiero romper un récord: producir con 9 hectáreas, lograr 120 quintales de hoja de alta calidad”.

Según Yosvani González, especialista de Tabacuba, “cuando se compara la calidad de las hojas curadas en la casa tradicional y las que obtenidas en esta, es superior. Arcides fue el mejor productor de tabaco tapado del país el pasado año y su alternativa aumentó los rendimientos en la empresa, necesitada de capas”.

Mientras levanta otra casa de nuevo tipo, Arcides, comparte su ingenio  con otros 10 tabacaleros que buscan aumentar sus producciones,adaptando la tecnología heredada de sus ancestros a las nuevas  condiciones del clima.

Si te gustó esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Ismary Barcia Leiva

Licenciada en Periodismo. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *