Irán Millán: el guardián de Cienfuegos

Irán Millán: el guardián de Cienfuegos

Velar y proteger han sido el signo y sino de Irán Millán Cuétara, conservador de Cienfuegos.  «Aprendí a percibir la trascendencia de esta ciudad en el patrimonio cubano. Logramos primeramente declararla Monumento Nacional y luego Patrimonio Cultural de la Humanidad, en el 2005.

«La visión –adelantada, pienso– de los valores que poseía evitó su destrucción patrimonial y generó un movimiento  de orgullo local que propició el rescate y salvaguarda de su memoria física», dice, con el aliento de la pasión por lo que hace, quien será honrado el próximo 18 de abril, Día Internacional de los Monumentos y Sitios Históricos, con el Premio Nacional de Patrimonio Cultural por la Obra de la Vida. El 13 de marzo de este propio año recibió el Premio Nacional de Arquitectura.

Granma conversó con el prestigioso arquitecto, máster en la especialidad e inveterado defensor de la ordenanza y la preservación de Cienfuegos.

–¿Cuál es el motivo de su pasión, de su amor por Cienfuegos, pese a no haber nacido aquí, sino en el Mariel?

–Desde hace mas de 50 años, cuando llegué a Cienfuegos, la ciudad me cautivó. Pensé que había arribado a París o Roma, por su trazado, su limpieza, su Malecón, el Paseo del Prado, su gente culta y educada. Me identifiqué con su vida, me enamoré de una cienfueguera que me enseñó a cultivar el amor por esta tierra de orgullo y prestigio. Eché raíces. Tengo un hijo que ha seguido mis pasos por la historia, una nieta maravillosa y una población que me ha acogido como uno más de los suyos.

«En mi formación académica tuve la dicha de tener excelentes profesores y tutores que me educaron en el respeto por el patrimonio cubano».

–¿Cuáles son los mayores gozos y sombras de su trabajo de Conservador, cuánto depende, y cuánto no, de sí para tomar las acciones necesarias derivadas de su función?

–En Cienfuegos se cuenta con una voluntad política probada y puesta en marcha desde hace muchos años. Contamos con el total respaldo de las máximas autoridades del territorio para materializar nuestros sueños y proyectos. La Oficina del Conservador de la Ciudad y la Comisión Provincial de Monumentos son baluartes para la asesoría y proyección de la dirección del territorio, y se ha logrado una unidad que ha hecho trascender a Cienfuegos y su patrimonio mundial, más allá de las limitaciones económicas.

«El Conservador y su equipo tienen la finalidad, en tanto servidores públicos, de preservar y desarrollar la ciudad patrimonial, donde despliegan su accionar. Lograr que los habitantes vean a esa plaza como su casa grande, que sientan orgullo y compromiso por ella son las divisas fundamentales para que el Conservador pueda contar con ellos.

«Las sombras siempre asoman, mas no pueden opacar el brillo de lo que hacemos por el bien de este pueblo. Nos preocupa la falta de interés de algunos por preservar valores ciudadanos que desde hace cerca de 200 años nos caracterizan».

–¿Qué acciones fundamentales ya han sido realizadas como parte del Programa Bicentenario? ¿Cuántas restan aún?

–El trabajo desarrollado desde hace varios años en Cienfuegos forma parte de ese Programa, diseñado, planeado y aprobado por la Asamblea Municipal del Poder Popular. Es una fiesta cultural de gran trascendencia social donde se han incorporado todos los actores de la sociedad, encauzando sus presupuestos de forma intencionada en función de los 200 años de la ciudad.

«Sirvan a modo de ejemplo de estas realizaciones la Plazuela de la Juventud, La Sureña; el Centro de Interpretación del Patrimonio, sede de la maqueta del Centro Histórico; la Expo Feria Artesanal en el bulevar cienfueguero, los nuevos talleres de la Escuela de Oficios, el café Paulina, la galería Santa Isabel, el Centro Cultural o Complejo Cultural Palacio Leblanc, la restauración del Arco de Triunfo y de los mosaicos del teatro Tomás Terry, el hotel San Carlos Meliá, múltiples escuelas, círculos infantiles, farmacias, mercados industriales, parques e inversiones que de forma progresiva se concluyen para el trascendental aniversario.

«Falta mucho por hacer,  pero todo está encaminado y terminará a tiempo. Estamos convocados a impregnarle el dinamismo y la pasión que demanda esta recta final, y así dar respuesta cabal a esta población que nos reclama y necesita de nuestras acciones para, entre todos –con optimismo, alegría y celebración del deber cumplido– festejar el aniversario 200, en el 2019».

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo. Periodista del Semanario 5 de Septiembre y del Periódico Granma.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *