José Martí: “bajo la tierra creceré”

José Martí: "bajo la tierra creceré"Cuando usted lee con detenimiento los escritos de José Martí o estudia su trayectoria, puede apreciar cómo la experiencia vital y el conocimiento hacen crecer al poeta, periodista, narrador, crítico, político y librepensador.

Tan iluminado estuvo el pensamiento del Héroe Nacional de Cuba, tan creador y tan seguro de que había escogido el camino de los buenos, que pudo afirmar sin afectaciones: “Bajo la tierra creceré”.

¿Y quién duda que después de su muerte gloriosa, ocurrida el 19 de mayo de 1895, hace 115 años, El Hombre de la Edad de Oro continuó creciendo?

¿De qué otra manera puede explicarse su presencia de maestro entre los intelectuales revolucionarios de América Latina y el Caribe a partir del siglo XX?

¿Cómo entender que haya permanecido en un lugar primordial en las concepciones sociopolíticas de los revolucionarios cubanos?

¿Qué explica que el ideario martiano sea de las raíces más fuertes de la primera revolución socialista en el hemisferio occidental?

Cintio Vitier, maestro de intelectuales, afirmaba en 1992 que la naturalidad de los revolucionarios cubanos al sentirse martianos y marxistas es “sin duda el mayor suceso espiritual, la mayor originalidad de la Revolución cubana, sin cuyo conocimiento cabal no es posible entenderla de veras, y cuyas consecuencias distan mucho de haberse agotado.”

El Apóstol de Dos Ríos aprendió de Simón Bolívar y otros independentistas; de la derrota cubana en la Guerra Grande; de la penetración yanqui al sur de Río Bravo, y de las intenciones que descubrió en el Primer Congreso Internacional Americano y la Conferencia Monetaria Internacional.

Vio cómo chocaban de frente dos procesos contrapuestos e impostergables: el apogeo del imperialismo norteamericano y la liberación de América Latina.

En 1889 indicó: “Sólo una respuesta unánime y viril, para la que todavía hay tiempo sin riesgo, puede libertar de una vez a los pueblos españoles de América de la inquietud y perturbación, fatales en su hora de desarrollo, en que la tendría sin cesar, con la complicidad posible de las repúblicas venales o débiles, la política secular y confesa de predominio de un vecino pujante y ambicioso”.

Seis años después escribió: “Las Antillas libres salvarán la independencia de Nuestra América, y el honor ya dudoso y lastimado de la América inglesa, y acaso acelerarán y fijarán el equilibrio del mundo.”

El 18 de mayo de 1895, un día antes de caer en combate, confesó que toda su labor revolucionaria pretendía “impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.”

La conferencia José Martí, hombre universal, efectuada en La Habana en 1992, declaró: En el mundo moderno, en crisis de valores morales y desarmado en sus esperanzas y utopías por quienes han hecho del pensamiento, la cultura, y en general de toda actividad humana, un mero valor de cambio, Martí, como hombre, escritor y revolucionario, ejemplifica los más profundos valores éticos, aquellos que permanecen y transforman, enriquecen y contribuyen al progreso de la humanidad.”

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *