Juan Manuel Márquez: honor a quien honor merece

Fidel, Raul y Juan Manuel Marquez en México durante la preparación de la expedición del GranmaTiene el poblado de Santa Fe, en el extremo oeste de la capital, un rincón que acaudala mucho de nuestro sentir patriótico y convicción de lucha ante el padecimiento popular, cualidades intrínsecas a nuestra identidad.

Justo frente al mar se encuentra la casa natal de Juan Manuel Márquez Rodríguez, devenida museo donde los interesados pueden conocer aspectos de la infancia y juventud de este revolucionario.

Es una casa pequeña. Todo en ella refleja la modestia con que vivía esa familia. Imágenes de sus miembros, decorados y objetos íntimos nos transportan al mundo arduo de quien llegara a ser el segundo jefe del Movimiento 26 de julio y de la expedición del Granma.

De él se conoce poco, sobre todo su responsabilidad postrera en el desembarco, pues Juan Manuel fue asesinado por la tiranía batistiana escasos días después del desembarco por ese manglar cercano a la playa Las Coloradas.

Sirva este texto como exiguo homenaje a ese héroe insigne en el año del 105 aniversario de su nacimiento y a todos los de la Generación del Centenario, quienes reivindicaron las ideas de e iniciaron, con el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, la ruta para derrocar la ignominia batistiana e instaurar una república donde se rindiera culto a la dignidad plena del hombre.

“Al contemplar aquí esta inmensa muchedumbre, al hablar aquí hoy, mi pensamiento se eleva hasta aquel que fue mi compañero de organización del 26 de Julio en el exilio (.) a aquel compañero que hacía poner de pie a la multitud con su palabra vibrante (.) No está presente hoy, pero la obra que inició está aquí presente. No está presente él, pero lo está su recuerdo”, expresó el líder Fidel Castro el 24 de abril de 1959, en el Parque Central de Nueva York, al referirse a Juan Manuel.

Con solo 16 años se incorporó a la lucha contra el tirano Gerardo Machado y fue encarcelado por primera vez, junto a su padre. Fundó y dirigió el periódico Radical, que tuvo corta vida pues fue intervenido por la policía. Por su accionar es detenido y transportado al Presidio Modelo, en abril de 1932, con 17 años de edad, por lo que fue el más joven de todos los presos políticos en ese centro.

Tras la caída del “asno con garras” se opone firmemente a la intervención norteamericana a través de la mediación Sumner-Welles. Posteriormente, ya conocedor de la influencia de los medios, funda otro periódico, Catapulta, donde refleja su pensamiento político y critica tempranamente a ese “machadista arrepentido” llamado Fulgencio Batista. Más tarde comienza a colaborar con el semanario El Sol, espacio en el que fustiga a los gobernantes de turno y expresa su lucha por la revolución agraria-antimperialista.

Miembro del Ala Izquierda Estudiantil, luego del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) y -al defraudarse debido a la demagogia  de Grau San Martín tras su elección presidencial- del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo), Juan Manuel contó con una dilatada trayectoria de combate y criticó a las lacras del sistema político y social imperante en Cuba, antes de volcarse completamente a la lucha contra la tiranía batistiana, fase más reconocida de su sentir patriota.

Una brisa salada nos envuelve al salir de su casa, aun henchida de amor. Más debiera estudiarse la vida de este hombre entero que se entregó a una causa venerable: la de sacudir, de una vez y por todas, los yugos impuestos a la patria.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *