La Casona de Toqui, sede de un proyecto sociocultural en Cienfuegos, sufre afectaciones de Irma

La Casona de Toqui, sede de un proyecto sociocultural en Cienfuegos, sufre afectaciones de Irma

Frente a la bahía cienfueguera se ubica la Casona de Toqui, sede de un proyecto sociocultural y ecológico que incentiva la interacción entre el hombre y la naturaleza.

Allí los embates del huracán Irma no fueron menos dañinos y la fuerza de los vientos y las olas arremetieron contra plantaciones de ciruela, pera, mango, aguacate, plátano y otros cultivos.

Ana María Salas, promotora del proyecto cultural y creadora del títere infantil Toqui, contó que el primer paso fue la protección de los animales y plantas ornamentales que pudieran socorrerse.

“Pero la Casona tiene experiencia en el enfrentamiento a estos fenómenos hidrometeorológicos y hemos aprendido a recomponer el paisaje a pesar de las afectaciones”, aseguró Salas.

Adaptar nuevas estructuras a lo que la naturaleza deja en pie, está entre las enseñanzas que deja esta casona para enfrentar próximas temporadas ciclónicas.

La Casona de Toqui

Ana María Salas, es una mujer con una energía contagiosa. Nacida en esta ciudad, graduada de la escuela Normal de Maestros y de Artes Plásticas, estudió Ingeniería Química, Instructora de Arte de la primera graduación, diseñadora, titiritera, pintora, dirigió teatro en varios grupos de Santa Clara, creadora de audio visuales, entre muchas otras profesiones.

Cuando se casa con un médico ecuatoriano decide ir a vivir a Ecuador donde crea, para un canal comercial, a Toqui.

Hace 20 años, compró una vieja casona de madera del siglo XIX, en las cercanías del malecón cienfueguero, y esta incansable mujer se propuso rescatarla y convertirla en un proyecto que reúna todas las artes, la agricultura sostenible y el cuidado del medio ambiente. Ana, ha sido la diseñadora y proyectista principal de esta reconstrucción. La estructura general de la casa está edificada de mampostería, aunque imita perfectamente a la madera en su terminación.

Los techos de placa están cubiertos por tejas francesas salvadas de otras construcciones cienfuegueras de aquella época y que ya no existen. Un riguroso estudio de rescate se hizo en la sala principal de la vivienda, donde aparecen la escalera de caracol y columnas originales, en este sitio habrá un museo y un buró de información, en coordinación con la UNEAC provincial.

En las áreas exteriores se trabajó para mantener los árboles frutales y sembraron otros de escasa existencia defendiendo su permanencia y disfrute por los visitantes. De sus ramas cuelgan cocos secos y pequeños recipientes de madera donde se les echa comida a los pájaros y también les sirven de nidos.

En una zona donde se producían inundaciones constantes, se construyó un lago artificial poblado ahora por jicoteas, carpas chinas y varias especies de plantas acuáticas, donde los niños podrán pasear en un bote y subir por escaleras, canales y puentes móviles para llegar a la isla que hay en su interior.

A su lado, un parque infantil que también incluye el proyecto, pero este tiene la particularidad que estará diseñado para que los niños puedan utilizar la Física como herramienta central para jugar y pensar. Varios perros custodian el proyecto, todos con nombres quichuas.

Toqui

Toqui, nació en Ecuador, como un niño de la calle, pero ahora su forjadora le ha construido un teatro al aire libre, en el patio de su casa en Cuba, con sillas como flores y bancos de varios tamaños, con puentes y enredaderas donde se presentarán espectáculos de distintas agrupaciones y formatos.

En este espacio se colocará próximamente un Toqui “asísote de grande” -como dice Ana, llevando su mano hasta la altura de sus ojos-, y que está construyendo un conocido artista plástico de la provincia.

Mientras, el Toqui original descansa bien guardado esperando a que comiencen a filmarse los nuevos episodios que están en proyecto con la televisión. Si alguien pensó que Toqui, había desaparecido, se equivoca. El pequeño títere-duende, cuyo nombre en quichua significa: Gran jefe guerrero de la lanza de obsidiana, sigue inspirando a la mujer que le dio vida y con este nuevo proyecto se seguirá hablando de él por mucho tiempo.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Anabel Rojo Gessa

Licenciada en Periodismo. Periodista en el Canal de Televisión Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *