La crisis del oro negro

La crisis del oro negroDesde hace unos años, digamos, desde 1991, los precios del petróleo salido del Medio Oriente han marcado el auge o deterioro de la economía norteamericana y sus consecuencias a nivel mundial. A pesar de tener grandes reservas de crudo en los territorios de Alaska, la economía norteña depende casi exclusivamente del combustible importado del Medio Oriente, África y el Mar del Norte.

Venezuela también sobresale como el tercer socio comercial americano en cuanto a transacciones petroleras.

Desde el comienzo de la guerra de Irak los precios se han disparado día a día. La industria guerrerista necesita cada vez más del combustible para sus carros de combate, sus naves aéreas y algunos de navíos que todavía no usan propulsión nuclear. También la especulación ha influido en el alza de los precio. Las Bolsas de valores de Nueva York y Tokio trasiegan a diario con miles de barriles virtuales y ganan millones de dólares igualmente virtuales, que no tienen ningún respaldo económico en producciones.

Ante cada alza en los precios los gobiernos buscan alternativas viables. Unos proponen producir biocombustibles, otros aumentar la extracción, mientras que otros, más precavidos, proponen ahorro de portadores energéticos y la utilización de energías renovables.

En esta crisis petrolera, no se si llamarla de superproducción o de especulación, los más perjudicados son los países pobres. Imagine qué haría un país pequeño y pobre para satisfacer su demanda de energía si tuviera que pagar siempre 126 dólares por cada barril o 135, como se cotizó en la Bolsa de Nueva York el 22 de mayo, cuando llegó a uno de sus picos más elevados.

Los precios del petróleo están prácticamente al doble de lo que eran hace un año y algunos economistas dicen que eso está desacelerando la economía estadounidense y con ello arrastran la de otros países que dependen de este o de su moneda para efectuar sus trámites comerciales. En el caso de la moneda es bien claro el problema: mientras más altos están los precios del petróleo menos valor adquisitivo tiene el dólar, que desde la década del 70 no tiene un respaldo en oro, ni en producciones mercantiles.

Analistas explican que el alza en los precios no solo se debe a la guerra en el Medio Oriente, sino también al notable incremento que se ha producido en la demanda de mercados emergentes, como China y la India, lo que contrasta con la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener en sentido general sus niveles productivos, alegando que existe un adecuado nivel de abastecimiento mundial.

Además de la especulación, la guerra, el aumento en la demanda, también influye en esta alza la política neoliberal de algunos monopolios norteamericanos. Durante la querella entre la Empresa de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y la transnacional Exxon, cuando esta compañía pidió la congelación de activos por más de 12 mil millones de dólares de PDVSA, diversos especialistas en el campo auguraron un alza en los precios producto de este encontronazo entre esos dos gigantes petroleros.

Ante la actual crisis mundial de los hidrocarburos el gobierno norteamericano ha optado por la inyección de dinero en la circulación nacional. Pero estos activos son solo papel, dinero sin respaldo, que solo sirve para devaluar más el dólar.

Por su parte la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha manifestado que el barril puede llegar a la cota de los 200 dólares, producto de los conflictos en el Medio Oriente, las protestas en Nigeria, Escocia y el Mar del Norte. Otra de las declaraciones de la OPEP está relacionada con un posible cambio de moneda en las cotizaciones a euros, por ser esta una moneda más estable y segura en las transacciones internacionales.

En el caso del cambio a euros los más perjudicados serían los Estados Unidos, quienes con su moneda devaluada tendrían entonces que comprar euros para adquirir ese preciado oro negro que mueve toda su economía, hoy a punto de colapsar por la crisis, la recesión o como quieran llamar a ese estado de la economía que quieren esconderle al pueblo americano.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *