La gesta que cambió sus vidas

La gesta que cambió sus vidas

Esta mañana fueron la avanzada en la plaza de actos. Sus rostros, son los mismos rostros que más de medio siglo atrás llevaron con las letras, la luz de la verdad a toda Cuba.

Eran alfabetizadores que portaban los símbolos originales, celosamente guardados durante 55 años, como María Nieves Ramos.

“Este es mi farol de alfabetizadora. Lo conservé tantos años, porque la campaña me definió como revolucionaria y desde entonces no he dejado de hacer otra cosa que entregarme a su obra. Tengo 70 años y aun puedo asumir otra tarea”.

Este primero de Mayo en la plaza cienfueguera muchos de estos hombres y mujeres marcharon también con símbolos no visibles, con el recuerdo indeleble de aquella gesta.

Concepción Posada Carriles, era maestra de la escuela de Limón Cantero, en las inmediaciones de Trinidad.

“Yo tuve el honor de conocer a Manuel Ascunce maestro voluntario que fue asesinado por las bandas contrarrevolucionarias y al campesino Pedro Lantigua. Es de las memorias más bellas y tristes que conservo.”

Fueron los primeros en desfilar este Día Internacional de los trabajadores, como en 1961 lo hicieran en la Plaza de la Revolución, cuando Cuba se declaró como el primer país libre de analfabetismo en América Latina.

Nélida Durán Maña lleva el diploma firmado por Fidel. “Yo alfabeticé en Oriente, la tierra indómita donde nacieron Fidel y Raúl y desde aquel momento se decidió mi vida, me hice maestra y lo soy hasta el día de hoy”.

Son los mimos rostros que 55 años después, reviven la epopeya que marcó sus vidas.

El autor

Ismary Barcia Leiva

Licenciada en Periodismo. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *