La provincia de Jagua

La provincia de Jagua

Algunos sectores influyentes de Cienfuegos promovieron una campaña a favor de que esa región se convirtiera en una provincia denominada Jagua, a mediados de la década de los años cincuenta del pasado siglo.

Más que un sentimiento popular, se trataba de una reivindicación promovida desde la sede del gobierno local y organizaciones vinculadas a intereses económicos y empresariales.

Una moción para otorgarle estatus de provincia a Cienfuegos, elaborada por concejales de la localidad, se presentó entonces ante el Congreso de la República.

La maniobra parlamentaria era el resultado de una reivindicación de larga data, que tuvo incluso ilustres representantes como el escritor y músico cienfueguero Edgardo Martín y otras personalidades no menos prestigiosas.

La iniciativa aprovechaba un sedimento de inconformidad alimentado por la desatención del Gobierno central y la exclusión del territorio de proyectos que beneficiaban al resto del país.

El reclamo venía por lo general acompañado de la petición de dotar a Cienfuegos de una Audiencia, a cuya autoridad se subordinarían algunos términos municipales aledaños.

Los promotores del proyecto fundamentaban su viabilidad en uno de los artículos de la Constitución de 1940, que avalaba la división o refundición de las provincias existentes para formar otras nuevas, e incluso autorizaba la modificación de sus límites.

Para dar más contundencia a su reclamo, los demandantes elaboraron una extensa relación de obras e instituciones que confirmaban la importancia de Cienfuegos como territorio merecedor de una condición diferente a la que sustentaba.

Por ejemplo, ya para entonces Cienfuegos se sentía orgullosa de su potencial turístico y en la guía que en 1956 recomendaba los destinos más atractivos del país, se había omitido a Cienfuegos. Ese desliz dio lugar a un airado artículo publicado por el periódico local “El Comercio”, que denunciaba aquel olvido como una traición.

Pero quizás la manifestación más extrema de tales exigencias la protagonizó el Ayuntamiento. En una de sus sesiones ordinarias ese órgano acordó declarar no gratos a todos aquellos políticos que se opusieran a la emancipación administrativa de Cienfuegos.

Cienfuegos se convirtió al fin en provincia en 1976.

Cienfuegos se convirtió al fin en provincia en 1976. Foto Omar George

A fines de la década de los años cincuenta del pasado siglo, en algún que otro foro todavía se agitaba la bandera de un estatus provincial para la Perla del Sur.

La petición quedó al fin viabilizada casi una década después. Pero entonces además de Cienfuegos, otras trece provincias y un municipio especial conformaron la nueva división político-administrativa de Cuba, en 1976.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Omar George Carpi

Licenciado en Filología. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *