La vejez ¿problema o desafío?

La vejez ¿problema o desafío?Dicen que “más sabe el Diablo por viejo que por Diablo” y los habitantes de la tercera edad lo justifican con creces.

El envejecimiento poblacional constituye un fenómeno vigente que afecta al mundo en su totalidad. Ha sido el crecimiento acelerado de este sector de la población lo que nos ha conducido a una interrogante esencial ¿podremos frenar un fenómeno tan abruptamente generalizado…?

No existe  una teoría sobre  envejecimiento que pueda explicar el suceso. Se estima que envejecer devenga como consecuencia de una serie de factores intrínsecos y extrínsecos, que interactúan sobre el organismo  en su periodo vital, apoyado  por la disminución de la fecundidad y la mortalidad, así como por el incremento de la esperanza de vida y la emigración de los jóvenes.

En la actualidad son cada vez más las personas que rebasan las barreras cronológicas que el hombre ha situado como etapa para envejecer, lo cual ha convertido ese proceso fisiológico natural en un reto contemporáneo.

La evolución de la población en  Cuba ha sufrido cambios significativos en el transcurso de esta mitad de siglo XXI, por la desorbitante cantidad de ancianos que coexisten hoy en nuestra sociedad, corremos el riesgo que nuestros abuelos causen tantos inconvenientes, que se llegue a considerar la longevidad una carga más que un don.

Previendo tan angustiosas consecuencias, la atención al Adulto Mayor debe abarcar la totalidad en su  bienestar, desde el seno de la familia hasta la  incorporación a las diferentes actividades sociales, de modo que conlleven a un mejoramiento integral de su calidad de vida.

El entorno familiar desempeña un papel protagónico en el proceso de aceptación de la vejez. La comprensión, el respeto hacia la personalidad del anciano, hacia su espacio, el apoyo y el afecto que le podamos brindar, constituyen factores esenciales para que lleguen a sentirse útiles, llenos de vitalidad. Desde etapas muy tempranas, la familia y la comunidad debe prepararse para el proceso de envejecimiento, adquirir un adecuado entendimiento de las características de este período y desarrollarse en un estilo de vida saludable, que comprenda una nutrición adecuada y hábitos correctos.

El acrecentamiento de  los abuelos y abuelas  de Cuba no debe sorprendernos con  las manos atadas, para ello los ministerios cubanos de Salud Pública, Trabajo y Seguridad Social, avizoran el nuevo escenario, que estará caracterizado por la incorrespondencia entre el desarrollo económico del país y el envejecimiento de su población que desde ya, se prepara ante un hecho nunca antes vivido por la humanidad.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *