Las fotos de la guerra

Las fotos de la guerra

¿Cuál es la imagen que de los mambises tienen nuestros contemporáneos? La recreación de sus hazañas, los escenarios en que se produjeron…¿Han tenido siempre un tratamiento riguroso en las obras de ficción que abordan la historia de nuestras guerras de independencia?

Si alberga alguna duda al respecto, confronte sus referentes gráficos con las fotos que acompañan este trabajo. Se trata de “1898: Las fotografías cubanas” una compilación hecha por el Centro Cultural La Beneficencia, de la Diputación de Valencia, y que formaran parte de una exposición realizada entre septiembre y noviembre de 1998, justo cuando se conmemoró el Centenario del conflicto que enfrentara a cubanos y norteamericanos contra el poder colonial español.

Se trata de una colección de documentos gráficos que nos remiten al contexto visual de la primera guerra imperialista del mundo. Pero antes de entrar en otros detalles, valga un necesario preámbulo.

Solo unos cuantos periódicos norteamericanos publicaron numerosas imágenes antes del conflicto y durante su desarrollo, casi todas escenificadas lejos de la batalla y pocas de ellas reales.

Los Estados Unidos declararon la guerra a en 1898, con la excusa de una opinión pública exaltada ante la vista de fotografías tomadas en Cuba y publicadas por sus periódicos, que mostraban la presunta maldad del colonialismo español.

La Guerra Hispano – Cubano – Norteamericana fue el primer conflicto bélico minuciosamente seguido por los fotógrafos de prensa. Aunque ya había fotografías de otros campos de batalla del mundo, nunca antes se habían  hecho con la planificación, la cobertura, y sobre todo, la manipulación con que se hicieron en Cuba.

Las tropas de infantería y caballerías norteamericanas desembarcaron junto con 32 fotógrafos movilizados para cubrir la campaña, aunque pronto se dio la orden de que se retiraran más allá de la primera línea, pues se adujo que entorpecían con sus aparatosas máquinas el normal desarrollo de las operaciones. Y aunque no se dijo, probablemente también para evitar que dejaran constancia de los errores tácticos y estratégicos de los invasores.

En las zonas de combate la estrategia fue casi siempre la misma: las tropas mambisas, conocedores del terreno, atacaban al ejército español que retrocedía y los marines norteamericanos desfilaban por el territorio conquistado. Los reporteros inmortalizaban el acontecimiento y enviaban las fotografías a los periódicos de los Estados Unidos.

Pero estas otras instantáneas que se muestran aquí, hechas en su mayoría por fotógrafos españoles, tienen además de su valor histórico intrínseco, la virtud de contrarrestar cierta representación icónica de carácter colonialista que aún subsiste sobre el conflicto, al mostrar cómo los mambises no eran un grupo de desharrapados, sino todo lo contrario: un ejército regular uniformado, perfectamente jerarquizado e integrados por ciudadanos de toda clase y condición, incluida una buena parte de españoles de origen.

Las imágenes reflejan escenas tanto de la vida cotidiana de los soldados en los campamentos como de los campos de batalla. Hay también referencias a las fuerzas españolas y norteamericanas y otras fotografías que muestran distintos episodios del conflicto naval.

No se especifica, pero se da por sentado que la mayoría de esas fotos fueron hechas en el área de conflicto donde convergieron las tres partes contendientes: el Oriente cubano.

No obstante, no haber escenarios ni personajes cienfuegueros en esta colección, la guerra dejó también una huella gráfica en esta zona del centro sur de Cuba, como por ejemplo, una panorámica del campamento provisional de las tropas interventoras emplazado en las afueras de Cienfuegos; un fortín español en la zona de Carolina y otro en el antiguo Camino del  Junco, así como secuencias de la entrada de un buque de guerra norteamericano al puerto de Jagua, justo cuando pasaba frente a las comunidades de Perché y el Castillo.

Por paradójico que parezca, no se dispone de testimonios gráficos sobre  un hecho que singularizó a Cienfuegos como el último punto de evacuación que tuvieron en Cuba las derrotadas tropas españolas antes de su repatriación.

Las fotos atesoradas en esta colección no nos remiten a un escenario bélico local, si devienen en valiosos testimonios de un momento crucial de la historia de Cuba.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Omar George Carpi

Licenciado en Filología. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *