Las Viñetas de la Risa están maduras

Las Viñetas de la Risa están madurasLa gráfica, vista como descomplejización última de las formas naturales, cual suma concreción y optimización de elementos significativos, imprescindibles para construir un texto de fugaz y autosuficiente dramaturgia, donde el golpe de ingenio logra la rotundez del primer impacto sensorial, es el prisma estético preferido por los humoristas, por el cual divisar-metabolizar-regurgitar el mundo y sus más variadas realidades.

Los fenómenos, caracteres y problemáticas son desbrozados hasta el hueso por el afilado escalpelo del humor gráfico, restando en la mesa de disecciones sólo la esencia prístina, el mensaje altamente explosivo.

En la obra del creador villaclareño Alfredo Martirena (Martirena), expuesta bajo el título Las Viñetas de la Risa, en la Sala Transitoria del Museo Provincial de la ciudad de Cienfuegos con motivo del 1er. Salón de Historietas Potaje Gráfico 2010, se conjuga una sólida y coherente iconografía, fácilmente identificable por su consecuencia estética, si bien para nada estática, pues su figuración permite una gracilidad expresiva basada en el constante perfeccionamiento de la forma escogida, sin advertirse cambios radicales (mutaciones) de la forma, tal cual ha ocurrido pretéritamente con otros artistas de la tinta y la risa como Laz y Ares. Con estabilidad, claridad y limpieza de dibujantes como el argentino Quino, cuya impronta referencial se adivina entre trazo y trazo, así como el estadounidense Schultz influyó más evidentemente aún en la visualidad y discurso de Garrincha; Martirena remonta el sendero costumbrista-satírico, acorde con la cátedra sentada en el centro del país por la publicación Melaíto.

Con un mayor énfasis que su paisano Pedro en los parlamentos espetados por sus personajes en chistes gráficos, tiras e historietas, el binomio simbiótico: texto literario-semiosis visual, favorece resultados finales contundentes, concebidos como un todo significativo y connotativo, donde palabra e imagen son dos líneas paralelas de Lobachevsky, convergentes en la mayor armonía.

Creador con un oficio que no desmedra la energía emanada por cada una de sus propuestas impresas y animadas (su incursión en la serie Filminuto, del ICAIC, dejó una impronta estética muy auténtica gracias a la flexibilidad demostrada por sus diseños al ser sometidos al lenguaje otro, de los 24 cuadros por segundo), el humorista de marras ya está para antologías, y trae al ruedo cienfueguero un conjunto de trabajos originales donde bajo un tono discursivo bastante equilibrado, coinciden las mencionadas aristas de su visualidad: piezas de una total redondez gráfica, de composición minuciosa, compleja, y propuestas de rasgos más casuales, para nada inferiores, sólo adaptables a formatos de impresión pequeños.

Están sembradas en Cienfuegos las viñetas de la risa, variedad Martirena, vides maduradas, listas para cosecha y procesado por los receptores apasionados o fortuitos, en vino de tinta que es dulceamargo, pero es nuestro vino y lo apuramos con fruición hasta las heces, las ces, y las zetas.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *