Lucía, reina en la electricidad

Lucía, reina en la electricidad

El desempeño femenino en oficios no tradicionales resulta ya una realidad común para la sociedad cubana. En Cienfuegos, una sencilla mujer es el alma de la Empresa Petrocasas , no solo por su labor cotidiana, si no por el valor de sus inventivas.

La electricidad constituye la palabra que rige el mundo de Lucía. En 1981 comenzó su vida como operaria de máquina de inyección. Motivada en los inicios por la mejoría económica, poco a poco, ofrecer este servicio de generación se convirtió en pasión y trabajo para toda la vida. Con Lucía San José Díaz, técnica en mantenimiento eléctrico en la Empresa Petrocasas de la centro sur provincia cubana de Cienfuegos conversamos para conocer de sus comienzos y nos dijo que: “Empecé como ayudante de electricidad, luego hice la evaluación para la categoría C, y el compañero que me llevó a este mundo, me embulló para estudiar técnico medio en sistema eléctrico industrial y me matriculé y en 1984 me hice electricista, me dieron la evaluación de B y de ahí para A”.

Muchas innovaciones matizan los 35 años de Lucía en esta faena: sistemas hidráulicos y transformadores eléctricos, mientras que novedades tecnológicas como las lámparas LED, ocupan su jornada laboral actual. En este sentido cuenta que: “En esta entidad hay lámparas exteriores que tiene que tener buena iluminación y yo me dije que con estos bombillos LED que tiene 50 yo puedo dividirlos 25 y 25, y entonces yo le monté las LED a un tubo plástico, le inserté el sensor electrónico, lo pegué y las lámparas iluminan bien y ahora me dedico a hacer algunas lámparas de estas para cuando algunas tengan problemas irlas intercambiando y siempre tener la LED, que ahorran mucha energía”.

Precisamente, esta innovación garantiza una reserva considerable de energía en Petrocasas Cienfuegos, pues por cada bombillo de 250 watts sustituido por LED, la empresa ahorra 205 watt por hora, en tanto los focos de 20 economizan 11 watts por hora.

Lucía San José Díaz es, sin dudas, una de las tantas cubanas que cree en la capacidad sin límites de la mujer, dispuesta siempre a realizar cualquier oficio porque: “Nosotras podemos realizar y trabajar en cualquier cosa y en mi caso la electricidad es mi vida, empezó por embullo y es mi gran pasión y si volviera a nacer volvería a ser electricista”.

Si te gustó esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Naylet Hernández Blanc

Licenciada en Periodismo. Periodista del Telecentro Perlavisión.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *