Martí en todos los tiempos

Martí en todos los tiempos

“Yo soy bueno, y como bueno, moriré de cara al sol”, así, cual rezan sus versos, murió aquel 19 de mayo de 1895 el José Martí de todos los tiempos. Fue Martí el hombre visionario y patriota que organizó a los cubanos en la lucha mambisa y en busca de ideales de libertad.

Con el rango recién otorgado de Mayor General del Ejército Libertador salió a la batalla y en las tierras de Dos Ríos se hizo inmortal. Murió fiel a sus convicciones políticas, su legado quedó entre las diversas generaciones de cubanos y sus principios resultaron cimientos fuertes para construir la revolución que triunfó en 1959.

Su muerte fue un impacto para los compatriotas que lo siguieron en el empeño de lucha y a 125 años de aquella fecha su figura permanece intacta en las páginas de nuestra historia.

Aquel José Martí pensó en una Latinoamérica integrada, donde cupieran todos; los indígenas, los negros, los trabajadores, los hombres de bien. Pensó en una Cuba con todos y para el bien de todos, que impulsara al continente a una libertad definitiva. En días de epidemia, la vida del apóstol se recuerda desde casa, el aislamiento nos trae a la mente sus versos sencillos o sus poemas modernistas.

“Yo vengo de todas partes y hacia todas partes voy”… y justo en todas partes está presente su vida y su obra como poeta y revolucionario. Un Martí de todos los tiempos, que luego de su muerte y en instantes difíciles nos recuerda que “sólo el amor engendra la maravilla, sólo el amor consigue encender lo muerto”

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *