Mary: reina del oro blanco en Cienfuegos

Mary: reina del oro blanco en Cienfuegos

Lo más reconfortante de la profesión de un periodista es tener la posibilidad de descubrir historias personales que te alientan a vencer obstáculos para alcanzar una vida más plena.

Mi más reciente revelación fue María Esther Cobas Delgado, conocida dentro del campesinado cienfueguero como Mary, una mujer tierna y exigente que en menos de 5 años logró que la cooperativa que  hoy dirige alcance los mejores rendimientos arroceros del país.

Al verla por primera vez, supuse que había estudiado una profesión agrónoma o de perfil económico. Pero en aquel entonces mi entrevista la centré sólo en los resultados de la cooperativa. Estaba lejos de pensar que me había marchado sin conocer lo más interesante de su vida.

Sin embargo, el destino quiso darme otra oportunidad, fue así que recientemente, la volví a encontrar y esta vez tuvimos tiempo para dialogar de mujer a mujer, sin un lente frente a su rostro y por ende, con una mayor franqueza y espontaneidad.

Esta es la historia de Mary.

“Hace 15 años era ama de casa con un niño de 8 años y una hembrita de 2. Cuando me casé sólo tenía el 12 grado y no pude seguir estudiando. Pero un día, de la noche a la mañana, mi matrimonio acabó y yo me quedé sola con mis hijos. No sabía qué hacer para poder sustentarnos.

En aquel entonces vivía en un bateycito llamado  “El Rosario” y lo único que allí existía es la Cooperativa “Pedro Filgueira”. Y allá me fui, algo tenía que hacer.

Yo era una muchacha súper tímida y penosa por eso cuando me propusieron que trabajara como organizadora de las actividades de la CCS, me quise morir. Al principio fue difícil porque tenía que visitar a los campesinos en sus fincas, hablar con ellos. Pero nada, la necesidad que tenía y la responsabilidad de encaminar a mis hijos me hicieron crecer.

Poco a poco me enamoré de la tierra y del trabajo de quienes la cosechan. Cambié completamente, me convertí en una líder de aquellos anapistas, tanto fue así que a los 7 años de ejercer mi labor, me propusieron como su presidenta. No fue fácil, lo pensé mucho, porque las responsabilidades serían mayores y yo seguía siendo una madre divorciada. Pero no podía fallarles y acepté.

Estuve allí 4 años dirigiéndolos. Hasta que autoridades del partido del municipio de Aguada de Pasajeros me pidieron que pasara a dirigir a la “Félix Edén Aguada”, donde existía una situación difícil. Fue triste abandonar a mis campesinos, incluso algunos pensaron que los traicionaba, pero acepté. Era una tarea que me habían confiado y tenía que dar lo mejor de mí.

Desde entonces estoy aquí. Y ya vez cuánto he logrado. Nunca imaginé que esta cooperativa se convirtiera en la de mejores rendimientos arroceros del país. Nunca soñé que aquella guajirita viajara a  Viet Nam para adquirir conocimientos, tampoco que por mis resultados recorriera toda Cuba participando en eventos e intercambios y mucho menos que dirigiera a tantos hombres.

He aprendido a lidiar con ellos bajo el respeto y la comprensión. Al parecer me ha dado resultado porque somos una gran familia que lucha por un mismo objetivo: producir más.

Hoy mis hijos han crecido, están preparándose para el futuro. Quiero que estudien una profesión, pues yo no pude graduarme de nada. Me dieron la posibilidad, pero entonces le robaba demasiado tiempo a ellos. Aunque he pasado cientos de cursos para obtener conocimientos en la rama agrícola y de administración.

Sigo sola con mis hijos. He sido madre y padre a la vez. Yo sé que ellos sienten orgullo de lo que hago y por eso se involucran en todas las actividades de la cooperativa.

La vida me puso a prueba, tuve que vencer cientos de obstáculos y créeme muchas veces pensé que no podría derribarlos. Pero nada solo hay que poner fuerza y corazón para esquivar los tropiezos.

Para mí, la felicidad es vivir haciendo lo que a uno le gusta,  ver a los hijos sanos,  sentirse independiente y útil. Y eso lo he logrado, por lo tanto hoy me considero una mujer feliz”.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Damaris Leyva Feijoo

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista de Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *