Milicias cubanas: anales de una historia

Milicias cubanas: anales de una historiaEl ejército es el pueblo uniformado. Tal premisa ha regido el sistema de defensa cubano nacido al fragor de una escalada agresiva única en la historia del mundo, al ser nuestra isla faro y guía en América Latina, por conquistar su soberanía a solo noventa millas de la potencia estadounidense.

El primero de enero de 1959, con nuestra verdadera independencia comenzó la aplicación del Programa del Moncada, expuesto por Fidel el 16 de octubre de 1953, durante su alegato en el juicio por los sucesos del 26 de julio de ese año en Santiago de Cuba y Bayamo. Fue el inicio de una lucha de clases interna y externa, como consecuencia del desplazamiento de sectores políticos.

El apogeo fue en octubre del año luminoso, avionetas norteamericanas atacaron centrales azucareros y embistieron la ciudad de la Habana; eran el detonante del odio, y el asalto costó la vida dos ciudadanos, mientras otros 45 resultaron heridos.

Conformaron además ese marco histórico la sedición del entonces comandante Hubert Matos, jefe militar de la provincia de Camagüey, y la captura el día 18, en la  zona pinareña de Viñales de la banda del ex cabo Lara, alzada contra los poderes del Estado. Protagonizaron la acción doce campesinos bautizados como “Los Malagones”.

A los 26 días de aquel trágico octubre el comandante en jefe Fidel Castro Ruz convocó una concentración popular en la capital, frente al histórico Palacio Presidencial, donde llamó a constituir las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR).

El objetivo fue aunar voluntades y brigadas existentes desde los albores revolucionarios en algunos sectores y contó con el apoyo del X congreso de la Central de Trabajadores de Cuba acaecido en aquellos tiempos.

Luego la disyuntiva de cómo conseguir armas revitalizó un trato del dictador Fulgencio Batista con Bélgica y el traslado a la Isla de 50 mil fusiles en el vapor francés La Coubre motivó un sabotaje contrarrevolucionario, que cobró la vida a 101 personas, además de heridos y desaparecidos.

El hecho avivó el fervor, se crearon muchas oficinas de inscripción de las MNR y escuelas de entrenamiento en Ciudad Libertad y centros de defensa antiaérea en El Esperón y la Base Granma, al oeste habanero.

Acciones como la “Limpia del Escambray”, la invasión a Playa Girón y la crisis de octubre en 1962 revisten de gloria la historia de los milicianos cubanos.

1980: Nueva clarinada

Transcurridos los años setenta, tras el hito de la guerra de Viet Nam y los cambios de poderes de James Carter a Ronald Reagan, el aumento de las agresiones provocaron la reorganización y creación de las Milicias de Tropas Territoriales (MTT), a partir de un concepto más acabado, el de la Guerra de todo el Pueblo, que reserva a cada ciudadano un lugar y un medio para la defensa del territorio nacional.

Fue el Comandante en Jefe Fidel Castro en el histórico escenario de Guisa, provincia de Granma, el que el 20 de enero de 1981 culminó el acto de constitución de unidades de las Milicias de Tropas Territoriales.

Estas tropas son el segundo escalón en la defensa nacional y están compuestas por más de 3 millones de mujeres y hombres, con armamento ligero y pesado. El aporte voluntario de los trabajadores cubanos, consistente en un día  de su salario anual sustenta las MTT.

Forman parte de esta fuerza órganos de mando y dirección, tropas regulares y de los consejos de defensa y sus estados mayores, quienes reciben entrenamiento junto a milicianos y miembros de las brigadas de Producción y Defensa.

Los ciudadanos pueden realizar acciones defensivas, de hostigamiento y desgaste del enemigo, y otras vinculadas con la logística de las zonas.

Cada mes se realiza el Día de la Defensa donde imparten los conocimientos necesarios para organizar y dirigir acciones combativas en condiciones complejas en diferentes terrenos y aplicar los métodos regulares e irregulares de la lucha armada.

Las Milicias de Tropas Territoriales han tenido una participación activa en ejercicios demostrativos, y en los estratégicos de Bastión desarrollados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias, bajo el principio de aprender todo aquello que sea necesario en la guerra y hacerlo en las condiciones más cercanas a la realidad del combate.

Hoy esta fuerza constituye bastión inexpugnable de nuestra isla, la constancia de la seguridad compone la premisa que respalda la sociedad y la Revolución en cada pedacito del archipiélago cubano.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *