Montañas del Escambray: edén en el centro de Cuba

Montañas del Escambray: edén en el centro de Cuba

En el centro de Cuba, como equilibrando ambos lados de la Isla, están las montañas del Escambray, soberbias, hermosas y llenas de vida.

El Escambray o Macizo de Guamuhaya es el sistema montañoso situado en las provincias de , Villa Clara y Cienfuegos, en la zona central de Cuba. A sus pies se encuentra la ciudad de Trinidad. Es el tercer sistema montañoso en importancia de la isla de Cuba, después de la Sierra Maestra y el sistema montañoso de Guaniguanico.

Esta sierra recibió el nombre de Guamuhaya de los indígenas que habitaban la zona antes de que llegaran los europeos en 1492. En 1873 aparece por primera vez, en el mapa de Cuba de José María de la Torre, el accidente del relieve de mayor importancia ubicado en el sur, bajo el nombre de Grupo Guamuahaya, mientras que en el Siglo XX el accidente comenzó a mencionarse como Macizo Guamuhaya y a continuación, entre paréntesis aparecía el topónimo Escambray.

Será difícil borrar del vocabulario popular cubano el legendario sobrenombre de Escambray, aún cuando el accidente se denomina Guamuahaya, calificativo aprobado por la Comisión Nacional de Nombres Geográficos y primero en mostrar al mundo el conjunto montañoso más substancial del centro sur de la Isla.

El Macizo de Guamuhaya se subdivide en dos grandes grupos, Alturas de Trinidad, al noroeste y Alturas de Sancti Spíritus al sudeste.

Algunas de sus cumbres sobrepasan los mil metros de altitud, extendidas en cerca de 80 kilómetros de largo y se hallan divididas en dos macizos por el río Agabama: el occidental está constituido por la Sierra de Trinidad, y la porción oriental forma la Sierra de Sancti Spíritus, ambas limitadas al oeste por la cuenca del y al occidente por la del Río Zaza; este grupo limita al norte con las Alturas de Santa Clara y al sur se encuentran estrechas llanuras que descienden hacia el Mar Caribe.

Su punto más alto es Pico San Juan, la más alta elevación de la región central cubana, con mil 140 metros sobre el nivel del mar.

Se caracteriza por sus abruptas quebradas y hondos valles, la exuberancia de su vegetación, la gran diversidad de su flora y fauna autóctona, grandes sistemas de cuevas, bellos paisajes, y sus ríos, cascadas y ollas de aguas cristalinas.

El Escambray es rico en recursos minerales pero no se están explotando debido al peligro que su explotación representa para el medio ambiente.

Flora y fauna

La presencia de amplios valles de suelos arcillosos y de montañas altas y húmedas, por las abundantes lluvias (mil 800 milímetros o más) permite que en esa zona existan cultivos diversos como la caña de azúcar y el tabaco (en los llanos), y el café y cítricos (en las alturas), al tiempo que se desarrolla el silvopastoreo, el cual permite la existencia de ganado en las áreas boscosas.

También, aunque de forma limitada, se cultivan tubérculos y el plátano en los valles más cerrados. En sus bosques, especialmente en la región de Topes de Collantes, se han implantado bosques industriales, reforestados con teca (árbol muy alto y esbelto de hojas anchas empleado para los postes y mástiles de barcos, así como varias especies de eucaliptus y pinos.

Su flora es muy rica en helechos arborescentes, pequeñas flores, plantas aromáticas y medicinales, aún no bien estudiadas y árboles maderables autóctonos como la caoba, el cedro y la majagua, entre otros.

Su fauna alada es abundante y diversa, destacándose la cotorra, que vuela en grandes bandadas. La fauna terrestre está representada por la jutía y otros roedores, varias especies de murciélagos y mamíferos exóticos (traídos a Cuba en diferentes épocas) tales como la mangosta, los venados y el puerco cimarrón o silvestre.

Cueva de Martin Infierno

La Cueva Martín Infierno se encuentra a unos 40 kilómetros de Trinidad y 56 kilómetros de Cienfuegos. Se ubica a unos 650 metros sobre el nivel del mar, tiene 793 metros de largo, y de su entrada al fondo posee un desnivel de 197 metros.

Esta cueva se encuentra en la parte superior del Río Hondo, que drena sus aguas hacia la costa sur, y en su interior se encuentra la estalagmita más alta de Cuba y una de las mayores del mundo, con 67,2 metros. Cabe destacar que esta caverna está rodeado de montañas bajas con cafetales, matorrales y bosques.

Su nombre proviene de una leyenda de tradición oral que cuenta que un esclavo llamado Martín escapó de una hacienda ubicada en Trinidad, quien al verse atrapado ingreso a la cueva, pero se precipitó al abismo donde se encuentra la estalagmita. Al principio a ese lugar se le empezó a llamar el Infierno de Martín y luego quedó como Cueva Martín Infierno.

A pesar de los estudios realizados hasta la fecha, la Cueva Martín Infierno permanece en el olvido, a pesar de haber sido catalogado como Monumento Nacional en el año 1990. Entonces, como patrimonio requiere nuevas formas para garantizar su preservación ante las llegada del hombre y su deterioro.

La cueva fue explorada por primera vez en 1976 y se hizo una medición de la estalagmita, constatándose que medía 70 metros de altura, lo que llamo la atención, pues la mayor registrada hasta ese momento era una en Hungría que medía 25 metros.

Además de ello, la cueva presenta flores de yeso, únicas en Cuba; murciélagos del tipo mariposa, una colonia de plantas de café parecidas a los bonsáis y riachuelos. Y desde el punto de vista natural es un deleite para los amantes de la naturaleza ante la variedad de la fauna con la presencia de aves endémicas como el zunzún, el tocororo, las jutías, el arriero, además de los venados y las cotorras que lo convierten en un paraíso.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *