Mujeres cienfuegueras de verde olivo

Mujres cubanas en el Sevicio Militar VoluntarioDesde hace unos años las mujeres cubanas también visten de verdeolivo y empuñan las armas en el Servicio Militar Voluntario Femenino. Una sus protagonistas nos cuenta su historia.

Soldado:   “Óigame periodista lo que me decían los varones casi me hace cambiar de parecer.”

Periodista: “Y ¿qué te decían?”

Soldado: “Que había mucha exigencia; disciplina extrema; que había que comer en 3 minutos y  si no terminábamos dejar la comida, que si las guardias en lugares oscuros  que ni las manos se le ven a uno.”

Mientras hablábamos, despierta mi curiosidad, por contraste, el rostro sereno, el tono, que para nada se acerca a lo trágico, ni a lamentaciones de esta muchacha de baja estatura, y el orgullo de toda mujer cubana en la sonrisa,  que responde al nombre de Danisel Antúnez.

“Yo también encontré obstáculos, aunque de otro tipo”, interviene Bárbara Castillo, “Yo pertenecía al programa de trabajadores sociales. Mis padres no estuvieron inicialmente de acuerdo, mis amigos pensaban que yo había tenido algún problema o que me había decepcionado de mi trabajo.”

Horas antes, durante la clase de infantería en la plaza de formaciones, azotadas por el sol cercano al mediodía, uno podía preguntarse qué caminos habían empujado a estas doce jóvenes a la vida militar.

“Es que tenemos que tener conocimiento, porque si en algún momento Cuba sufre una agresión militar de parte de estados Unidos tenemos que estar preparadas para defender nuestra revolución. Aquí aprendemos a lanzar la granada, maniobrar con el fusil AKM, recibimos nociones sobre táctica y estrategia, tiro y otras materias. Todas son importantes” me dijo Rayid Febles, de Cumanayagua, municipio cienfueguero donde la belleza femenina anda a la par de su firmeza.

Fue conocer estas motivaciones lo que me hizo encontrar respuestas a otras interrogantes. Con exactitud matemática resolví la ecuación: la suma de tanta convicción resultaba esa escuadra, en la que sobresalen cabellos largos y determinación.

“Lo que más me impresionó a mi fue el tiro. El fusil AKM reculetea y me provocaba tremendo dolor en el hombro. Fue impresionante mi primera clase de táctica. Para mi, inolvidable…. Pero ya, lo superé, como que soy una cienfueguera que nunca le ha fallado a la Revolución”, relata Danisel entre divertida y satisfecha.

Aludía a la frase pronunciada por el Comandante en Jefe Fidel Castro: “los cienfuegueros nunca le han fallado a la Revolución.”

“Cuando a uno le gusta lo que hace no hay imposible”, interviene en la conversación Yumisleydi Vega. “Fíjese”, agrega, “Yo no pude ingresar a la Escuela Militar Interarmas Camilo Cienfuegos, y mi padrastro me habló del Servicio Militar Voluntario Femenino; me dirigí al Comité militar del municipio de Aguada de Pasajeros, donde vivo, y me alisté. Y de verdad que se aprenden cosas.”

Ni que lo digan. Las veo maniobrar con el fusil. Arme. Desarme. Hay total seguridad en sus movimientos. Destreza. Detrás, los hombres observan con respeto a quienes llegaron a apenas hace dos meses a la Escuela provincial de Preparación para la Defensa.

“Prevalece una relación de respeto y de exigencia”, aseguran Raydid y Yanysey, y esta última que aspira a una carrera militar; que si pude llegar a mayor, teniente coronel… ¡a coronel! Sonríe.

Las demás también. Ha terminado la clase de táctica y se reúnen alrededor de los periodistas. La curiosidad. El interés de relatar la experiencia propia y de que sirva a otras jóvenes. Retomo el tema con Danisel Antúnez.

Periodista: Y ¿después de semanas de preparación previa qué me dices, era verdad o no lo que te dijeron?

Danisel: ¿y usted cree que si hubiese sido verdad se lo estaría diciendo con esta cara de fiesta.? Aquí no hay nada imposible para la mujer, y mire que las demás integrantes del pelotón femenino son, igual que yo, muy jóvenes.

“Para mi”, complementa Bárbara Castillo, “estar aquí ha significado un orgullo, un mérito.”

¡Puesto! Se escucha a lo lejos y es la voz de mando que las convoca a formación para otras tareas y que, sustituyendo las palabras, despide el encuentro. Cuando vuelva a encontrarlas será ya en las unidades regulares del territorio a las que serán asignadas y en las funciones para las que se preparan hoy.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *