Naranjas apagaron el grito de los Vaqueros en los play-off

Naranjas apagaron el grito de los Vaqueros en los play-offCuando todo parecía indicar que la 48 Serie Nacional de Béisbol llegaba a su fin, con un inobjetable triunfo de los Vaqueros de La Habana, los villaclareños de Eduardo Martín aprovecharon un costosísimo error del camarero habanero Ernesto Molinet para igualar y luego ganar de manera sensacional el cuarto choque de la gran final.

Como los anteriores, el desafío cobró matices dramáticos, y la propia tensión del decisivo juego se hizo palpable en la errática defensa, que cobró tres pifias para La Habana y dos para Villa Clara.

Lógicamente el cuerpo de dirección de los naranjas apostó por Freddy Asiel Álvarez, su mejor carta de triunfo, en aras de mantenerse con vida en la postemporada. Por su parte, Esteban Lombillo mandó al montículo, también con cuatro días de descanso, al zurdo Yulieski González, quien otra vez protagonizó una faena de lujo, aunque tampoco ahora llegó su anhelada victoria número 99 en Series Nacionales.

En el mismo inning de apertura Leonys Martín puso de manifiesto toda su versatilidad y él solito se las agenció para fabricar una anotación. Boleto, base robada, corring arriesgado a la antesala y error en tiro del inicialista Zulueta se conjugaron para abrir las puertas del plato al hombre proa de los anaranjados.

Pero a partir de ahí el zurdo habanero se mostró inmenso, y otra vez maniató a la tanda ofensiva de sus rivales, al punto que en el noveno episodio sólo había permitido tres hits y tenía doce ponches a su haber.

Por su parte, Freddy Asiel siempre tuvo problemas con la tanda de arriba de los Vaqueros. No obstante, capeó el temporal en el primer y tercer actos, en ambos casos dominando a Juan Carlos Linares con las bases llenas. Pero en la quinta no pudo impedir el empate y saltó del box, para ceder la pelota al zurdo Carrillo, traído con el sólo objetivo de trabajar frente a Zulueta. Tampoco resultó, pues Rogelio otorgó base por bolas y provocó la segunda carrera de los Vaqueros. Alaín Sánchez vino y por el momento apagó la rebelión.

En el sexto La Habana aumentaría en una su ventaja, pero una entrada más tarde el oportuno Andy Zamora empujaba la segunda para su equipo y volvía a cerrar el marcador.

Así llegaron las cosas al noveno episodio. Y luego de dos outs, Ariel Pestano conectó un inofensivo roletazo por la intermedia que dio rienda suelta a la celebración habanera, por vez primera monarcas de la pelota cubana. Pero los gritos de alegría se apagaron, cuando Molinet increíblemente tiró mal a primera y propició que Pestano entrara en circulación.

A partir de ahí comenzó la pesadilla para los visitantes, sobre todo para el camarero, que de seguro jamás olvidará ese lance. Néstor Felipe corrió por Pestano, Yulexis La Rosa disparó cohete al derecho que expulsó del montículo a Yulieski, José Ángel García vino en su rescate, pero no pudo dominar al emergente Dian Toscano, novato que bateó un machucón entre tercera y el campo corto, a la postre internado en el jardín izquierdo e impulsador de la carrera del empate. Boleto a Yuniet Flores cuajó los ángulos, pero José Ángel dominó a Leonys de pitcher a primera para llevar el juego a extrainning.

Los Vaqueros salieron agresivos en el décimo frente Yolexis Ulacia, sin dudas el mejor apagafuegos naranja. Danger abrió la entrada con cañonazo al derecho, pero falló el intento de toque y luego Rubi Silva forzó en segunda para poner la entrada en punto de mate. Para dar mayor dramatismo, Ulacia otorgó pasaportes gratis a Laza y Molinet y Eduardo Martín se arriesgó y lo sacó de la lomita. Yosvany Pérez, que en el partido anterior sólo pudo sacar un out como abridor, ocupó ahora la lomita de los suspiros y tiró al plato un solo lanzamiento frente a Orta. Resultó una conexión por encima de segunda con todas las características de hit, pero esta vez fue Leonys quien ahogó el júbilo con fildeo de altos kilates.

Así llegaron las cosas al final del inning 10 y la tremenda combatividad de los naranjas tuvo su premio. Al primer envío de José Ángel, Aledmis Díaz disparó línea al jardín derecho, y luego robó segunda, para llegar a tercera por wild. Como indica el librito, el cuerpo de dirección de los Vaqueros mandó a pasar intencionalmente a Zamora y Borerro, para, con el cuadro por dentro, jugársela con el novato Ramón Lunar. Y el muchacho volvió a vestirse de consagrado, al disparar línea de hit al central para decidir el emocionante partido.

Hoy se celebrará el quinto juego en el Augusto César Sandino. Por los visitantes de seguro escalará el box el derecho Miguel Alfredo González, ya con un éxito en esta final. ¿Por los anaranjados? Es todo un misterio, pero lo cierto es que están con vida y habrá que esperar otros 27 outs para conocer si el Play Off regresa o no al Nelson Fernández.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *