Nélida Durán Mañas, una cienfueguera que enaltece el magisterio cubano

Nélida Durán Mañas, una cienfueguera que enaltece el magisterio cubano

Nélida Durán Mañas nunca imaginó que llegaría a convertirse en maestra. Nos cuenta que su madre amaba esa profesión pero por ser pobre no pudo estudiarla. “Cuando  triunfó la Revolución  y Fidel hace el llamado para alfabetizar,  ella me pidió que participara y yo la complací.  Con apenas  15 años  me fui a enseñar a leer y escribir a un grupo de campesinos que vivían en las montañas holguineras.

Después de haber terminado la campaña fuimos a la Plaza de la Revolución y allí  junto a 100 mil jóvenes le preguntamos  a Fidel,  ¿Qué es lo que tenemos que hacer ahora? Y él  nos dijo: estudiar. Ese 22 de diciembre  de 1961 nos dieron  el plan de becas y yo llené un juramento  donde me comprometía a  ser maestra y eso es lo que he hecho toda mi vida”.

Por su profesionalidad y ejemplo Nélida  trabajó  durante 47 años  en centros educacionales formando a diversas generaciones de maestros cienfuegueros. Por problemas de enfermedad, sin desearlo,  tuvo que jubilarse en 2008. “Lo hice y no llegué a estar 2 meses de jubilada. En un discurso  Raúl  convoca a los jubilados para volver a la educación, recuerdo  que esa noche yo estaba sola en la casa y  cuando Raúl hablo el instinto fue pararme.  Sentí como que  le estaba diciendo aquí estoy, puedes contar conmigo.”-comenta Durán Mañas.

Su regresó a la escuela Pedagógica Octavio García Hernández de Cienfuegos  fue motivo de alegría para profesores y alumnos, porque  su ejemplo la convirtió en una pedagoga imprescindible.

A pesar de sus 71 años Nélida es una mujer jovial, quienes la conocen aseguran  que a diario  es  la primera en entrar en la escuela, que es una ferviente  estudiosa  de Martí y que siempre posee un bolígrafo en su mano.

Ella cree en las nuevas generaciones de educadores. Los considera la continuidad de  nuestro proyecto social . Por ello les enseña a amar el magisterio, la Revolución y la historia  Patria.

La pérdida física del Comandante, le afectó mucho. Tanto como la de sus propios padres. El consuelo es que desde su aula mantendrá vivo su legado. De esa manera, Nélida sellará eternamente el juramento que le hiciera a Fidel hace 55 años.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Damaris Leyva Feijoo

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista de Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *