Nuevo tratado EE.UU.-Rusia: ¿paridad o no?

La disuación y la paridad nuclear fue un tema de los 80s o todavía es actual?Los primeros contactos oficiales ruso-norteamericanos concluyeron en Moscú con el propósito de redactar un nuevo tratado bilateral para la reducción de los arsenales nucleares que sustituya al conocido como START, cuyo vencimiento se producirá en el cercano diciembre.

Se trata de que ambas potencias se comprometan a intentar una simetría en cuanto a sus artefactos atómicos de manera que el riesgo de destrucción mutua sea cada vez menor en razón de la posible merma en sus arsenales y las lleve a evitar un conflicto de consecuencias imprevisibles para el planeta.

Sin embargo, los primeros pasos no están exentos de reservas. De hecho hay discrepancias que dilucidar en cuanto a los dispositivos a reducir, toda vez que Washington, al contrario de Moscú, solo desea afectar a aquellas ojivas en activo, y no a las que permanecen almacenadas, las cuales fácilmente se convertirían en operativas en caso  de tensiones.

Por otra parte, el Kremlin no considera factible un entendimiento si la Casa Blanca insiste en instalar en suelo europeo su titulado “escudo antimisiles” que estaría compuesto por una estación de rastreo y seguimiento en la República Checa, y no menos de diez misiles interceptores ubicados en la zona de Redzikowo, en Polonia.

A pesar del obstáculo que estas últimas decisiones implican en materia de acercamiento y cooperación con Rusia, parece evidente que desde Washington la colocación de peligrosos arsenales en pleno corazón europeo resulta decisión sin mayores alteraciones.

Precisamente, para cuando se acerque la expiración del START, se iniciará la ubicación en suelo polaco de casi 200 misiles antiaéreos Patriot, controlados por no menos de cien especialistas militares norteamericanos.

Según informes, será la primera vez que soldados de los Estados Unidos establezcan bases en Polonia fuera de los marcos de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

El acuerdo para la llegada de los Patriot y de los militares norteamericanos fue una de las condiciones solicitadas por Varsovia a la Casa Blanca para ceder su territorio al escudo antimisiles.

La respuesta rusa fue entonces anunciar el despliegue de cohetes atómicos de mediano alcance en la zona de Kaliningrado, fronteriza con Polonia, como un acto que el Kremlin definió de justa defensa de la seguridad nacional.

Vale entonces en esta situación tomar en cuenta los pronunciamientos de Moscú en los cuales ha advertido que solo habrá acuerdo con Washington si la paridad bélica resulta efectiva.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *