Operación Verdad: Rememorar el pasado, enraizar el presente

Operación Verdad: Rememorar el pasado, enraizar el presenteProfesar una fecha histórica significa vincular a la cotidianeidad, aquel acontecimiento  creador de una pauta para todos los tiempos. Imprescindible conmemorar en los medios de comunicación cubanos  aquella gesta, iniciadora al triunfo de la Revolución, de una trinchera nueva, esta vez con el valor de la pluma y el desafiante matiz de la verdad en las manos.

El camino difícil lo había vaticinado Fidel desde el primero de enero, las circunstancias y los intereses foráneos intentaban  destruir la quimérica obra,  los fusiles se trocaron en lápiz y papel y las balas en ideas: había comenzado otra conflagración para la pequeña isla soberana.

Las mentiras corrieron por los senderos trillados de la prensa del mundo, los “crímenes de guerra” cometidos a raíz del triunfo constituían noticia en la palestra pública. Sin embargo, la ferocidad de los aparatos represivos de la dictadura batistiana materializada en las torturas y asesinatos de miles de jóvenes y campesinos cubanos generó tal dolor que el pueblo exigía un castigo ejemplar para los culpables, esa era nuestra realidad.

Campañas mediáticas prepararon el espectáculo, pero tales acusaciones resultaron rebatidas en un encuentro con la prensa internacional convocado por Fidel Castro, donde se dieron cita alrededor de 400 periodistas de todo el mundo, reto denominado para la historia como “Operación Verdad”.

A la convocatoria acudieron enviados de veinte importantes ciudades de Estados Unidos, entre ellos Jules Dubois del Chicago Tribune, a quien más tarde se le ratificaría como coronel de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.

El 21 de enero de 1959, la operación  crecía con apoyo del pueblo cubano, mediante concentración en el Palacio Presidencial, para fortalecer la voluntad de seguir adelante con la Revolución, condenar la actitud del imperialismo de brindar refugio a esbirros y asesinos pertenecientes al régimen anterior y refutar las falsas acusaciones contra la Isla.

Las mentiras contra Cuba consistían en presentar a la Revolución no como libertadora del pueblo sino como su verdugo, mientras  las masas y su líder, además de reclamar redención para la sangre generosa de sus mártires, recordaban la actitud del Ejército Rebelde, que en humanitario gesto entregó presioneros y heridos a la Cruz Roja, en años de guerra.

Testimonio de los sólidos cimientos de la soberanía alcanzada en aquella proeza iniciada con Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868, la “Operación Verdad” encabezó una nueva forma de lucha  forjadora de una necesidad: crear medios de comunicación propios, a fin de reflejar el acontecer y la realidad de América Latina.

De ahí surge la idea de crear la Agencia Latinoamericana de Noticias, nominada Prensa Latina. Fue en el salón Copa Room del Hotel Havana Riviera, segundo momento de la citada gesta.

Más cinco lustros de lucha, no han impedido que el manto negro de la desinformación y el perjurio, pretendan lastrar las conquistas de un país pequeño defensor de su soberanía y dignidad.

Hoy nuestro encargo de transmitir la verdad se acrecienta en un mundo globalizado y los periodistas cubanos patentizamos nuestro compromiso de redimir mentiras, a fin de arraigar la ética, faro del quehacer revolucionario luego del enero luminoso.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *