Página de amor enmarcada en el Cinco de Septiembre

El 5 de septiembre la ciudad de Cienfuegos estuvo bajo el mando de los jóvenes revolucionariosLa novia espero un día, dos, tres. Pero el joven no regresó a verla en sus acostumbradas visitas.  De otra persona hubiera dudado, pero de Manuel Tomás Murga Cristo, no. Y estaba preocupada, -con razón-, porque Cienfuegos acababa de vivir el levantamiento armado del cinco de septiembre de 1957.

Se trataba de la insurrección protagonizada por marinos y civiles en el Distrito Naval de Cayo Loco, la Policía Marítima y el Colegio San Lorenzo. La gente comentaba horas después y al día siguiente y ya se hablaba de decenas de muertos, presos y torturados.

Tenía Manuel entonces 25 años y era un apuesto cienfueguero, sobre todo cuando vestía el uniforme de marino.

“Yo me vínculo a la Marina porque no tenía trabajo y esa era una oportunidad de sobrevivir. Allí era marinero simple y hacía cualquier trabajo, lo que me mandaran.

“El Distrito Naval de Cayo Loco tenía cuatro o cinco barcos, de madera, artillados con ametralladoras y unos cañones no muy grandes, y un considerable arsenal en el cuarto de armamento.

“Allí había talleres de herrería, mecánica, carpintería, ya que la Marina estaba conformada a modo de un cuerpo técnico, y como los jóvenes desarrollábamos  esas labores, se creó un sentimiento obrero o proletario, por encima del militar.

“Nosotros conspirábamos contra Batista. y simpatizábamos con los jóvenes del 26 de Julio. Recuerdo que ese día cinco de septiembre, se produce un zafarrancho de combate, dentro de la preparación. Yo salí con mi fusil M-1  para la Policía Marítima, a combatir y los derrotamos.

“Horas después nos sumamos al colegio San Lorenzo junto a Dimas Martínez y José Gregorio Martínez. Incluso le hicimos frente al tercio táctico, pero eran superiores en número de soldados y en armas.

“Al final me toman preso y me trasladaron para La Habana. En La Cabaña me torturan para que delatara a los compañeros, pero no hablé”.

Por desconocer su paradero Petra García sufría la ausencia del hombre que le había jurado fidelidad, y también por su hermano Santiago, quien desde aquel día tampoco regresó a casa.

Luego supo de otros amigos o compañeros, incluso de conocidos, quienes corrían la peor de las suertes en las mazmorras de los policías y guardias del ejército de Batista.

“Yo era novia de Manuel desde antes de los hechos del cinco de septiembre.

“Después de esa fecha, la policía siempre se metía en mi casa, porque vivíamos en una vivienda con un patio grande, y los militares entraban por detrás y revisaban debajo de las camas, levantaban los colchones.

“Y es que como mi hermano vendía bonos del 26 de Julio,  y estaba preso por su participación en lo del Cinco, los militares nos mantenían acosados”.

A la quinta jornada sin noticias la madre de Petra, desesperada, acudió a otros familiares con vínculos en el ejército para conocer el destino de los jóvenes, y fue así como intercedieron por la vida de ellos, de lo contrario los hubieran asesinado.

“No pude visitar a Manuel mientras estuvo en la cárcel, y por mucho tiempo estuve sin verlo. Luego vino el triunfo de la Revolución”, nos dice.

La relación de Manuel y Petra llevaba ya un buen tiempo, pero la formalización del matrimonio esperaba por mejores momentos, porque el sueldo de 45 pesos mensuales de marinero no correspondía con la vida holgada que aquel hombre deseaba dar a su futura esposa.

“Y nos casamos después del Primero de Enero de 1959”, cuenta, y para corroborar lo dicho ella me muestra una foto de la boda, donde aparecen dos jóvenes llenos de vida y amor, tanto que hoy  su relación la miden por los muchos años de novios y los 50 que llevan de matrimonio.

“A Manuel lo enviaron a la Marina en el Mariel, y allá vivimos un año, pero a él le gustaba Cienfuegos y regresamos a tener nuestros hijos, la hembra nació en 1960 y el varón en 1964”.

Aquel marino combatiente del Cinco de Septiembre ya tiene 81 años.  Ella también ha envejecido. Entre ambos prevalece la complicidad amorosa y valiente, como eternos novios que luchan siempre por la vida.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *