Pedirle prestado al planeta

Pedirle prestado al planetaEl planeta en el cual residimos vivirá a crédito sobre los recursos que posee la Tierra desde este venidero 21 de agosto y hasta finales de año. La singular noticia aportada por la agencia noticiosa francesa, alude a una organización de defensa del medio ambiente.

Sinteticemos: tomo más del huerto que lo producido por los canteros en período de tiempo dado (en el caso de marras: 12 meses).

La institución inglesa New Economics Foundation (Nueva Fundación Económica), citada en Internet, fue concisa: “ese día cercano de agosto se torna desafortunado porque la humanidad comienza a vivir más allá de sus medios ecológicos”.

Dicho de otra manera: “entramos en el equivalente del gasto deficitario,  utilizando recursos a ritmo más rápido de lo que el planeta puede regenerar en  un año calendario”, indicó la organización.

Es decir, significa que en menos de 10 meses (entre el primero de enero y el 20 de  agosto) en el mundo se habrán utilizado “los recursos ecológicos que la Tierra puede regenerar en 12 meses”, se lamentó la organización la cual calcula cada año el denominado Día Mundial del Sobregiro.

Avezados matemáticos son conclusivos: en lo adelante se requeriría el equivalente a 1,4 planetas para satisfacer la actual demanda.

Desde luego, lo que no aborda la Foundation británica es el desequilibrio entre recursos terrícolas y consumidores.

Cientos de millones de seres humanos en el planeta viven en los lindes de la pobreza o por debajo de ese extremo rasero, lo cual evidencia con meridiana claridad que, los poseedores de los medios y recursos, es decir, los menos, son quienes sobregiran los recursos terrenales para la satisfacción de sus demandas ¡a todo costo!

No importa si el precio es agotar al planeta y sobreexplotarlo. Solo poseemos esta Tierra única y, por demás, bastante maltratada y paliada: el desequilibrio puesto en tela de juicio es algo así como gastar más por encima de los ingresos. Pero los poderosos no se detienen ante esas nimiedades -para ellos- y, como se dicen en buen cubano: pa’lante el carro.

En términos planetarios, comenta la organización inglesa sobre lo que denominan como “resultados de nuestro gastos excesivos ecológicos”, los cuales se hacen evidentes: el cambio climático y sus terribles consecuencias, la desaparición de los bosques. asuntos que demandan de la máxima urgencia de quienes tienen sobre sus hombros la vida humana.

Tales circunstancias son agravadas, además, por la incertidumbre de conflictos bélicos de mayor monta y en los cuales podría estar en juego la propia supervivencia del género humano.

Cuerda floja: así trata de equilibrarse el planeta que habitamos ante el desorden global.

Con el actual orden económico, dudo siquiera puedan paliarse los desequilibrios entre unos seres humanos y otros. A juicio de analistas y de este comentarista, sucedería -de facto sucede- lo contrario. Las contradicciones tienden a agudizarse y acaso un “milagro” podría salvar a nuestra especie del complejo minuto en que vive. ¿Será que los Mayas, desde su época, lo previeron?

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *