El privilegio de ver nacer una fábrica

El privilegio de ver nacer una fábrica

Fidel Prol Laredo fue uno de los cienfuegueros que, recientemente, celebró el Día del Constructor en la fábrica de Cemento “Carlos Marx” de Cienfuegos.

A pesar de sus más de 70 años, continúa laborando en esa importante planta sureña, la fábrica que tuvo el privilegio de ver nacer.

“Fui seleccionado dentro de un grupo de compañeros, la mayoría constructores del territorio para materializar un proyecto del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), que consistía en la ejecución de una de las más grandes fábricas de cemento de América Latina y por supuesto la preparación del personal que trabajaría con la moderna maquinaria que iba a montarse.

“Cuando se comenzó en 1974, todos estos terrenos estaban sembrados de cañas. No teníamos ni idea de la magnitud de aquella planta, pues en aquel tiempo todavía Cienfuegos no era una ciudad industrializada”.

“Vinieron hasta aquí especialistas de la República Democrática Alemana (RDA) para asesorar cada una de las etapas constructivas y de montaje. Yo, al igual que el resto del personal escogido participé en disimiles acciones, sin embargo, creo que la más importante fue la de estar al frente de la capacitación de quienes formarían parte de la primera plantilla laboral de la fábrica”.

“Imagínese-nos cuenta emocionado Prol Laredo-  yo me conozco al dedillo cada área de la planta que después de 4 intensos años quedó inaugurada con el nombre de “Carlos Marx”.

“Fue en la mañana y tuvimos el honor de que participara el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, -por supuesto- no era la primera vez que lo veía, porque durante la etapa constructiva el visitó la obra en varias ocasiones”.

“Ese día del corte oficial de la cinta entregó reconocimientos a todos los que participaron en la ejecución y habló a los presentes por más de una hora. Con palabras emocionadas explicaba la importancia de las producciones de la fábrica no sólo para la provincia o la nación, sino para todos los países hermanos. Él nos dio una lección de internacionalismo, combatividad y eficiencia industrial”.

“Ya pasaron 37 años de aquel día y lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Creo que haber participado en la creación de esta fábrica fue una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida. La veo como si fuera mi casa. Él día que no vengo me siento intranquilo. A veces me preguntan  -Prol, cuándo te vas a retirar- y yo respondo –nunca, cómo yo la vi nacer esta planta me verá morir.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Damaris Leyva Feijoo

Licenciada en Educación. Especialista en Dirección de Programas Informativos de la Televisión. Periodista de Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *