Prosigue EE.UU. guerra contra marcas cubanas

Prosigue EE.UU. guerra contra marcas cubanasAutoridades cubanas reiteraron sus acusaciones de que el gobierno de Estados Unidos continúa su política de impedir el registro y la renovación de marcas de reconocido prestigio internacional, entre ellas, las del ron Havana Club.

El hecho de permitir a la empresa Bacardí que venda este producto en ese país, es fomentar las prácticas más desleales del comercio internacional, advierte el Informe sobre las consecuencias del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por la administración norteamericana a la Isla.

Recuerda que en 2010 se cumplieron ocho años de que el Órgano de Solución de Diferencias (OSD), de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ratificara que la Sección 211, aprobada por el Congreso de USA, imposibilita el registro y la renovación de signos cubanos.

Numerosos e importantes miembros de la OMC expresan todos los meses en el OSD su profunda preocupación por la situación del incumplimiento prolongado por EE.UU., y por las consecuencias directas a los sistemas multilaterales de comercio y de protección de la propiedad intelectual.

Una nueva situación de riesgo y de potenciales afectaciones ocurrió cuando algunos demandantes, en casos judiciales contra el Estado cubano, amenazaron con apropiarse, como medio de compensación, de marcas comerciales y de patentes nacionales.

Las Cortes Federales de los Distritos Este de Virginia, de Columbia y del Sur de la Florida, deben pronunciarse sobre las absurdas reclamaciones de indemnización, presentadas contra Cuba por familiares del mercenario estadounidense Robert Otis Fuller y del cubanoamericano Nilo  Jérez.

Ambos obtuvieron fallos favorables por varios cientos de millones de dólares en procesos judiciales manipulados políticamente por elementos anticubanos, radicados sobre todo en la Florida.

Imposibilitados de satisfacer sus demandas con fondos nacionales, congelados en ese país y saqueados por una larga cadena de decisiones espurias, ahora pretenden hacerlo a costa de la subasta ilegal de marcas y patentes nacionales, debidamente registrados en EE.UU.

En contraste, más de cinco mil marcas y patentes de USA están asentadas  en La Habana, en beneficio de la larga tradición de respeto a la reciprocidad en materia de Propiedad Intelectual adoptada por el gobierno de la Isla.

Bruno Rodríguez Parrilla, canciller cubano, presentará el citado documento en el 65 período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU, que deliberará en su sede de Nueva York, después de la reunión cumbre de alto nivel sobre el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *