Radar Meteorológico del Pico San Juan: guardián de Cuba

Radar Meteorológico del Pico San Juan: guardián de Cuba

El radar Meteorológico “Pico San Juan”, está ubicado en la región central de país a una altitud de 1140m sobre el nivel del mar, en los 21º 59′ longitud Norte y 80º 08′ latitud Oeste; enclavado en un ambiente acogedor con una alta diversidad biológica en su entorno. Este es el “techo” de toda la tierra cubana comprendida entre Las Tunas y .

Este radar meteorológico desde 1989 corona la cumbre de igual nombre.

Para acceder al radar es preciso salvar los 223 peldaños de una escalera de hormigón, fundida sobre una pendiente de unos 45 grados de inclinación, prueba no apta para holgazanes.

Este radar fue automatizado en junio de 2000 por un equipo técnico camagüeyano dirigido por el Doctor en Ciencias Orlando Rodríguez.

El radar MRL-5 de fabricación soviética es hoy una estrella en el cielo de la meteorología cubana porque es el de mayor alcance. Barre un área de unos 785 mil kilómetros cuadrados. Las cotas de esa circunferencia de mil kilómetros de diámetro se localizan en la playa santiaguera de Baconao (Este), el Cabo de San Antonio (Oeste), la ciudad de Hollywood en el Estado de la Florida (Norte) y un punto del Mar Caribe situado 150 kilómetros más abajo de Caimán Grande (Sur).

Tal alcance lo agradece a su ubicación a mil 140 metros sobre el nivel del mar, altura que permite a la estación del Pico San Juan eliminar el efecto de la curvatura de la Tierra y trabajar con el haz electromagnético enfocado hacia abajo. Aunque es el segundo más alto de Cuba, luego del de Gran Piedra, dispone de mayor alcance.

Habitualmente el radar hace observaciones cada una hora, de forma automática, que son enviadas directamente, a la página web del Instituto de Meteorología www.met.inf.cu El operador supervisa que esta tarea se realice sin problemas.

Pero en el momento en que se detecta algún evento meteorológico significativo en el área, se conecta hasta que este desaparezca de su pantalla. Trabaja las 24 horas del día de manera ininterrumpida.

Este gigante que se yergue a más de 1000 metro de altura en el centro de Cuba, es el guardián que nos avisa cuándo las inclemencias del tiempo nos van a afectar. Los trabajadores que allí lo manejan y lo cuidan hacen posible conocer diariamente los pronósticos del estado del tiempo y gran parte de Cuba.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *