Reciben niños con discapacidad auditiva de Cienfuegos donativo de mascarillas

Reciben niños con discapacidad auditiva de Cienfuegos donativo de mascarillas

El uso obligatorio del nasobuco para prevenir la COVID 19 es una de las medidas sanitarias generalizadas en la sociedad y dentro de las instituciones escolares y laborales. En el caso de la educación especial para sordos e hipoacúsicos ha sido una limitante que hoy llega a su fin en Cienfuegos gracias a la acción conjunta de las direcciones de salud y educación, la Asociación Nacional de Sordos e Hipoacúsicos de Cuba y el Gobierno Provincial.

La enseñanza de estos escolares en medio de la pandemia transcurre con el nasobuco puesto, una necesidad para la salud pero limitante en su aprendizaje que ahora cambia con la nueva mascarilla y el intercambio es más armónico con este medio que facilita protección y a la vez el desarrollo de la comunicación y la enseñanza de los niños sordos e hipoacúsicos.

Para Mirelis Collado Domínguez, maestra sorda de la escuela espacial “Dionisio San Román” de esta centro sur provincia de Cienfuegos, esta nueva situación en su opinión: “Es mucho mejor porque así trabajamos con la expresión facial y con el nasobuco es mucho trabajo para los niños porque la comunicación no fluye y ahora con la mascarilla todo es más fácil y poco a poco nos iremos acostumbrando tanto los niños como nosotros los maestros y los intérpretes”. Para la máster Dania Domínguez Domínguez, maestra de apoyo, este nuevo medio: “Es la mascarilla más factible al niño que el nasobuco porque así la lectura labio facial llega con un mensaje más amplio y mejor comunicación entre ambos, es decir el niño y el maestro”.

Se trata de un donativo de más de cien mascarillas para docentes y una centena de educandos en la provincia de Cienfuegos no solo de la escuela especial para niños sordos e hipoacúsicos sino los que hoy, con esa discapacidad están en condiciones de inclusión en todas las enseñanzas.

Al respecto la máster Midiala Limonte García, Directora de la escuela especial “Dionisio San Román” de Cienfuegos declaró a este medio que: “Es muy fructífera esta donación porque facilita el proceso docente- educativo en los escolares sordos e hipoacúsicos porque hay interacción entre el maestro y el niño, éste puede observar bien al profesor a través de la mascarilla y utilizar correctamente la lectura labio facial y la legua de señas, los gestos que puede realizar el docente para realizar la correcta explicación de algún contenido o método de comunicación”.

Aunque existen otras formas de enseñanza para los niños sordos e hipoacúsicos como el dactilema y el lenguaje de señas, indudablemente es la lectura labio facial y gestual, uno de los métodos más eficaces para la comunicación, el aprendizaje y la interacción social.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *