REHABILITACIÓN: Cinco años después…

REHABILITACIÓN: Cinco años después…El servicio se inició en las Salas de Televisión Comunitaria. La rehabilitación se realiza en las zonas más intrincadas de la provincia de Cienfuegos y ya el servicio exhibe sus frutos, los primeros Licenciados en Terapia Física y Rehabilitación.

…”siento la satisfacción de contar con el reconocimiento de la comunidad donde vivo y el haber ganado en experiencias… ya soy Licenciado y caminan por las calles de Barajagua personas que un día confiaron en mi, cuando apenas me iniciaba en esta tarea”.

Así expresó Yuniet Sosa, horas antes de recibir su título de graduado en la sede universitaria de Cumanayagua, donde cursó estudios para ser Licenciado en Terapia Física y Rehabilitación. Cinco años atrás comenzaba a atender pacientes en la sala de televisión de esa localidad, cuando era un técnico de formación emergente.

Por aquel entonces atendía a personas aquejadas de hipertensión, asma y diabetes, con quienes compartió las orientaciones necesarias para hacerles más placentera la existencia, pues la prevención y educación sanitaria estaban entre las premisas de un programa sugerido por Fidel, durante su visita a las celebraciones por el aniversario 25 de fundado el Hospital Provincial Doctor .

También recibieron asistencia los vecinos convalecientes de afecciones vasculares encefálicas y alteraciones en el sistema osteomioarticular, quienes acudían a estas instituciones en busca de alivio, luego de contar con el diagnóstico y continuidad de tratamiento en sus respectivas áreas de Salud.

Cumplido un quinquenio el panorama es igual y distinto. Similar porque el mismo rehabilitador con el equipamiento de entonces, continúa sus labores diarias, a las que imprime la atención personalizada que requiere cada caso y goza del prestigio ganado entre los suyos, a fuerza de aprender en cada jornada y compartir alegrías y tristezas, algo que consuela y revive la esperanza a los enfermos.

Diferente porque el espectro se amplió y su capacidad e instrucción le permiten ahora lograr, además, la rehabilitación de niños que sufren malestares provocados por factores de riesgo trasmitidos por los padres en etapas prematuras de la vida o durante el desarrollo.

“El programa de ayuda temprana -cuenta Yuniet- es parte de la atención esmerada que en Cuba se brinda a la niñez. Asisten pequeños con malformaciones óseas y retardos en determinadas actividades como el caminar y hacemos ejercicios para que lo hagan correctamente, a la vez que corregimos la postura al sentarse o en el andar”.

 UN POCO DE HISTORIA

Las salas de televisión comunitaria tenían una función cultural para quienes residen en lugares de difícil acceso. Dotadas de electricidad mediante celdas fotovoltaicas, eran el sitio de reunión para ver programas televisados o recrearse con juegos de mesa y la lectura, al contar con una pequeña biblioteca.

Fidel propuso en 2004 incorporarles el servicio de rehabilitación y la idea se materializó al construirse el equipamiento en empresas del territorio cienfueguero y dar las instrucciones elementales a un grupo de jóvenes residentes en el lomerío Guamuhaya y otras áreas distantes de las cabeceras municipales.

El objetivo primordial era evitar el traslado de los pacientes a policlínicas y hospitales muy alejados de sus casas, para de esa forma facilitarles una recuperación más rápida y eficaz, a través de probados métodos científicos como la musicoterapia, por ejemplo, capaz de erradicar el estrés, o charlas educativas encaminadas a suprimir hábitos de consumo de alcohol y tabaquismo.

Y TRANSCURRIDO UN LUSTRO…

Cuatro rehabilitadores rebasaron las expectativas del inicio y continúan su ejercicio profesional en las salas de Barajagua, Vista Alegre, Pasalodo y El Naranjo, esta última en medio de la montaña. En el resto, otros muchachos batallan por la vida de sus semejantes y se encuentran en diferentes grados de la enseñanza superior.

Es probable escuchar testimonios como el de Pedro García, quien se puso en manos de un novel rehabilitador en momentos en que apenas podía caminar, tras sufrir un accidente de tránsito que lo llevaría al quirófano y al cual los médicos le pronosticaron un largo período de inmovilidad y discapacidades futuras.

“¡Ya voy a donde quiera!, claro, no puedo subirme a un camión o trepar una mata, pero estoy entero de la mente y el cuerpo, y eso se lo debo a Yuniet, quien se ha convertido en el “médico” de Barajagua… este muchacho nos hace mucha falta a todos aquí, esta es una de las genialidades propias de Fidel”, asegura Pedro.

Bastó poco en el decurso para comprobar lo acertado de un programa que se generalizó por toda Cuba. Transcurrido un lustro, el servicio de terapia física y rehabilitación en las salas de televisión demuestra que los cubanos tenemos el derecho a disfrutar de una vida plena.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *