Repican las castañuelas por el flamenco

Repican las castañuelas por el flamencoUn repique de tacones ha recorrido al mundo con la declaratoria, en esta mitad de noviembre, del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. No solo celebra la buena nueva; países como Italia, Francia y Cuba se precian de bailar un buen flamenco sobre el tablao.

A no dudarlo, este baile  se ha abierto caminos entre las más diversas culturas y países, tanto que en 2005  Francia celebró el XXXIII Congreso Internacional de Arte Flamenco, poco tiempo después Italia acogió el primer festival del género, mientras Cuba efectuaba ese año el Maratón de Flamenco.

En la Isla no podía faltar la influencia de ese baile andaluz. No solo porque la cultura de la metrópoli trajo sus raíces a la colonia dominada por varios siglos, sino también por otra razón.

Creo que cada niño o niña que leyó la historia contada por de la bailarina española, se aprehendió de ese arte de danzar. Los trazos poéticos del Apóstol, más que mostrarnos, nos hizo imaginar y sentir el olor de aquella mujer bajo su manta y sobre las tablas.

Disímiles exponentes del género aquí lo mantuvieron vivo por décadas, dígase la Sociedad Cultural Rosalía de Castro por mencionar alguno.

Luego, de cuando en cuando, venían principales figuras como Eva Hierbabuena  o Antonio Gades a mostrarnos que en el flamenco late vida, bajo aquel concepto de que el baile es un estado anímico que sale a través de un movimiento.

Un especialista en el tema como Alfredo Mañas diría de Gades que la verdadera biografía la iba contando en ese baile donde conviven, en mágico equilibrio, el corazón y la inteligencia, la pasión sin limites del flamenco con el rigor geométrico de la danza clásica”

Muy bien representado por bailaores y cantaores anda hoy el flamenco por toda Cuba: en Camagüey Sangre Gitana, en Cienfuegos Yoel Zamora y su compañía, entretanto la capital del país aglutina a agrupaciones relevantes como Lizt Alfonso o al guitarrista y compositor Reinier Mariño.

Reconocido como un género español de música y danza, que nació en el siglo XVIII en Andalucía, el flamenco consta de varias facetas entre estas el cante, el toque y el baile.

Según historiadores en la creación y desarrollo del flamenco tuvieron un papel fundamental los andaluces de etnia gitana, incluso las primeras imágenes de la ejecución de ese género la protagonizan gitanos españoles, aunque luego se llevó a varios países europeos.

Y en tal sentido, llama a la reflexión que cuando todavía el último de los ocho mil gitanos expulsados de Francia no ha encontrado donde guarecerse de la discriminación y xenofobia de los poderosos, el flamenco creado por esta etnia resulta declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Pero a los progenitores de esa manifestación cultural además de expulsarlos de sus asentamientos, no le han garantizado los mínimos derechos como la salud y la educación en los países más poderosos de esa ala del mundo.

No obstante, la UNESCO, en un intento por proteger  y enaltecer la cultura de esa comunidad, por reivindicar una manifestación artística tan arraigada  y tan gustada en el mundo como el flamenco, hizo justicia al arte de las castañuelas, del relevés, de la manta y el tablao. !Olé!.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *