Réquiem por una crisis

Réquiem por una crisisEmbestidos en la insolvencia, en las penurias que ocasiona el despilfarro, merodea el mundo. La angustiosa sombra de  un  planeta decadente económicamente, el reflejo lánguido  de 191 países que han visto, la torturante derrota de sus ingresos.

Una nueva crisis asota la humanidad, un conflicto económico global, que arrasa con la esperanza mustia  de unos cuantos optimistas que apuestan por el mejoramiento y la justeza de los  grandes transnacionalistas y propietarios, que explotan recursos,  derrochan presupuesto en superficiales necesidades, mientras el mundo  que los  circunda se muere por el hambre.

La bolsa cae, los inmuebles se abaratan, los bancos cierran, la  prensa anuncia la desgracia del nuevo quinquenio y el desempleo carcome familias enteras.

La manta abrasadora de este caos que  subvierte el ideal de planeta próspero, equitativo, en un  engendro de la penuria.

Cuba, inmersa también en la gruta reductora de una economía subyacente,  padece del flagelo de este síntoma general de las  naciones.

Pero nuestra isla se crece, evoluciona ante el estancamiento, desarrolla alternativas, inserta soluciones paleadoras, y  nuestro  pueblo, se enfrenta a una nueva prueba de se heroica estampa.

Las potencias capitalistas explotan recursos naturales, contaminan el medio ambiente, malgastan capital financiero en empresas que producen pobreza y aliento desgarrador para los oprimidos de la tierra y generan crisis. Crisis que impactan de forma criminal en naciones como la nuestra,  que constituyen paradigma de equidad y  planificación.

Unamos pueblos del mundo, nuestras voces y  condenemos el imperialismo consumista que nos absorbe, que conduce nuestro devenir a la desgracia inerme de los indefensos. Contribuyamos al saneamiento monetario de países  e islas  enteras, aportemos nuestra disposición para que  un mundo mejor, sea posible.

El autor

Redacción Digital

Editor web de las Redacción Digital del Canal de televisión Perlavisión, de la ciudad cubana de Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *