Restaurante Covadonga, historia y sabor marinero

Restaurante Covadonga, historia y sabor marinero

Uno de los platos de mayor trascendencia y que aún identifica a la gastronomía cienfueguera es la paella de María Covadonga en Cienfuegos.  Todavía hoy allí se atesoran las historias de Fidel Castro probando ese rico bocado marinero.

Durante mucho tiempo todos los visitantes buscaban la popular paella cienfueguera, salida de las manos de María Covadonga Llano González, quien falleció el 4 de marzo de 1971,una asturiana devenida cienfueguera, la cual construyó un bar restaurante a mediados de los años 20 del pasado siglo, y que adquirió celebridad gracias a las paellas degustadas allí.

El lugar donde actualmente está el restaurante de igual nombre fue una marisma, en la cual la misma María Covadonga trabajó para convertir en tierra firme. Ese pedazo fue comprado a los del Valle, dueños del Palacio que custodia al frente la instalación.

María se asoció a Emeterio Rodríguez y ese fue el inicio de una leyenda culinaria que tiene a la paella como principal protagonista.

El restaurante fue dañado por el huracán que devastó a Cienfuegos el 28 de septiembre de 1935 y lograron reponerse a duras penas de la catástrofe. A pesar de las condiciones para el servicio, la especialidad de la casa ya era lo suficientemente atractiva como para contar con una clientela asidua y creciente.

Con el tiempo y la fama el negocio fue creciendo y se modificó todo el frente y el área de elaboración. Al comedor se le siguió llamando “la glorieta” por su estructura abierta, pero pasó a contar con capacidad para cuatrocientos parroquianos.

Según cuentan varios investigadores sobre la historia local el 5 de diciembre de 1953 quedó reinaugurado el Covadonga tal como hoy lo conocemos, excepto algunos detalles que el tiempo se ha encargado de matizar.

La transformación experimentada por el establecimiento consolidó la fama de la paella de Covadonga, que junto al típico plato de camarones acaramelados, identificaban a Cienfuegos en toda Cuba, al punto de convertirse en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Hubo clientes de La Habana – con solvencia económica suficiente, por supuesto – que hacían un viaje de casi seiscientos kilómetros para almorzar en el “Covadonga” y regresar a la capital en el día.

Otro suceso vino a darle todavía más renombre al restaurante: Fidel Castro, el líder triunfante de la Revolución Cubana, lo visitó y cenó en él, el 6 de enero de 1959, cuando pasó por Cienfuegos en su marcha hacia la capital del país, en la Caravana de la Victoria. Tal era su fama.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Estudios Históricos y de Antropología Sociocultural Cubana, UCF, 2014. Blogguer, Community Manager, Diseñador web, Investigador en el Telecentro Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *