Se acerca Frontón de Cienfuegos a sus 95 cumpleaños

Se acerca Frontón de Cienfuegos a sus 95 cumpleaños

El Frontón cienfueguero, inaugurado el 20 de noviembre de 1920, arrogante y gallardo y el más confortable de América en los momentos de su apertura, arriba a los 95 años como un patrimonio cultural de los cienfuegueros y el mundo.

El majestuoso edificio y segundo frontón industrial de Cuba en la flamante época del JAI ALAI abarcó diez años de esplendor. Esta modalidad deportiva conocida también por cesta punta en vasco, significa fiesta alegre y tiene sus raíces en las tradiciones de los fundadores de la villa Fernandina de Jagua.

En la instalación deportiva cienfueguera jugaron las figuras de más alta calidad mundial.

El ciclón del 28 de septiembre de 1935 levantó el techo del inmueble y tuvo múltiples usos, hasta 1995 en que se ejecutó una reparación capital que lo convirtiera en Sala Polivalente. Su reapertura fue con el Mundial Juvenil de Cesta Punta.

La instalación lleva por nombre Sala Guernica en honor a la ciudad vasca destruida por bombardeos nazis. El Frontón cienfueguero como popularmente se conoce es una joya de la arquitectura de la época por el estilo ecléctico, con la utilización de aspectos de la arquitectura norteamericana de la época, de ladrillos a vista.

En su interior también está el único Museo del Deporte categorizado del país, el cual hace algún tiempo ve limitado sus servicios por trabajos de mantenimiento y reparación.

Margarita Romero Acosta, directora del Museo, plantea que desde el mes de abril por mantenimiento y reparación el museo ha dejado de prestar servicios, aunque los trabajadores del centro en un proyecto comunitario han buscado como paliativo visitar centros educaciones y barrios de la capital de Cienfuegos, donde el museo se convierte en algo andante, para no dejar de cumplir su papel con la sociedad, aunque espera que para el próximo año se termine los trabajos de mantenimiento y vuelva a la normalidad el museo del deporte en Cienfuegos.

Este, junto al Ponce Carrasco, de la capital y el de Guernica, en son los únicos tres en el mundo de 64 metros, con un frontis de piedra como pared fundamental, dos laterales y una de rebote o llamada de ayuda. Atipicidades de esta joya que incluso hasta para especialistas del deporte y otros en el territorio y el país son desconocidas. Falta de conocimiento que lastra el futuro de este gigante de la arquitectura que peligra, como legado para las nuevas generaciones.

El autor

Primitivo González Prado

Licenciado en Periodismo. Periodista en el Telecentro Perlavisión,, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *