Surimagen: espejo de la cotidianidad de Cienfuegos

Surimagen: espejo de la cotidianidad de Cienfuegos

Quienes gestaron las primeras ediciones de Surimagen, recuerdan que la participación no era significativa, que todavía faltaba el impulso final. Pero este evento se ha convertido en uno de los sucesos más importantes de los realizadores cienfuegueros, donde lo cotidiano de esta ciudad protagoniza los audiovisuales.

Surimagen nació con la motivación de crear un encuentro de cine en la provincia que satisfaciera las necesidades tanto de los realizadores locales como de los nacionales. En noviembre de 2010 se realizó la primera edición.

Surgió con tres categorías que se mantienen hasta hoy: ficción, documental y animación.

Las primeras ediciones de Surimagen se caracterizaron por la novedad, por representar la continuidad del interés cienfueguero por la cinematografía.

Pues en la provincia anteriormente se celebraba el Festival de la Imagen, un certamen de los años 70 y 80 del pasado siglo, y que vio su fin a raíz del periodo especial.

Se denominó Surimagen como una forma de relacionar la localización de la provincia en el archipiélago cubano con el objeto social del encuentro, democratizar el trabajo audiovisual del territorio.

Como todo lo que comienza, al principio la participación no fue multitudinaria. Pero el apego del público a su realidad reflejada en imágenes, así como la necesidad de los realizadores locales de mostrar su obra conllevó al aumento de interesados en Surimagen.

En los años 2012 y 2013 el certamen prolongó sus actividades hasta las comunidades de la montaña.
Aunque no ha sido una constante en las ediciones de Surimagen, acercar el festival a estos apartados lugares de la geografía cienfueguera  demostró ser una decisión acertada.

Según explicó a Radio Ciudad del Mar, Emilio Díaz Quintana, especialista en organización de la actividad cultural en la Empresa de Cine de Cienfuegos, la idea ha sido exitosa.

El especialista recuerda que en aquella ocasión el movimiento de realizadores de Cuatro Vientos y Sopapo presentó sus propios documentales, sin que contaran con los equipos necesarios ni la calidad de imagen, dramaturgia y realización requeridas.

Pero sí resultaron muestra evidente del esfuerzo por revelar su realidad diaria al mundo, por descubrir la cotidianidad de la montaña al visitante citadino.

Este año, Surimagen regresará a las comunidades del lomerío cienfueguero para, otra vez, mostrar sus modos de hacer a través del lente de sus realizadores.

Además, el evento homenajea a la música en el cine cubano y la representación de la figura de Benny Moré.

Entre el 17 y el 20 de noviembre vuelve la fiesta del audiovisual a las salas de cine de la Perla del Sur.

Si te gustó esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Laura Brunet Portela

Licenciada en Periodismo. Periodista en la Cadena Provincial de Radio, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *