Tenemos derecho a nuestros Derechos

Tenemos derecho a nuestros Derechos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es un documento que marca un hito en la historia de la humanidad. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, la Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 en su Resolución 217 A (III), como un ideal común para todos los pueblos y naciones. La Declaración establece, por primera vez, los derechos humanos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero y ha sido traducida en más de 500 idiomas. 

  1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
  2. Todas las personas somos iguales sea cual sea nuestro origen, etnia, color, sexo, idioma, religión, opinión política o cualquier otra condición.
  3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.
  4. Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre […].
  5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
  6. Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica: es decir, ser tenido en cuenta por las leyes nacionales e internacionales.
  7. Todos somos iguales ante la ley y tenemos, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.
  8. Todos tenemos igual derecho a protección contra toda   discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda    provocación a tal discriminación.
  9. Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.
  10. Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
  11. Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.
  12. Toda persona acusada de delito tiene derecho a la presunción de su inocencia.
  13. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. […]
  14. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.
  15. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.
  16. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.
  17. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de etnicidad, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
  18. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
  19. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.
  20. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión.
  21. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

Y también al derecho a participar en política directamente o mediante representantes (22), a seguridad social, y a la satisfacción de sus derechos económicos, sociales y culturales indispensables (23), al trabajo y a la libre elección de este (24), así como al descanso y al tiempo libre (25).

  1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado […].
  2. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad […].
  3. Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.
  4. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

Si te gustó, esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter

El autor

Danae Aguila Gutierrez

Licenciada en Periodismo. Máster en Ciencias de la Comunicación. Periodista en el Canal de Televisión Perlavisión, en Cienfuegos.

Notas relacionadas

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *