Trabajo a distancia, una modalidad para quedarse

Trabajo a distancia, una modalidad para quedarse

El trabajo a distancia se retomó en Cuba a mediados de 2019 tras enfrentar la isla una coyuntura energética que disminuyó la movilidad de fuerza laboral en todo el país. No pocos escucharon por vez primera los términos “trabajo a distancia o teletrabajo”.

Sin embargo, su práctica tiene un respaldo legal en la Ley No. 116/2013 de nuestro Código de Trabajo y su puesta marcha inició en 2014. En su artículo 20, la normativa establece que la ley laboral se formaliza con el contrato estipulado entre empleado y empleador y el sitio donde se ejerce la actividad es acordado por ambas partes.

Es una alternativa flexible que permite al trabajador ejercer sus labores sin presencia física en la entidad y exige el empleo de medios tecnológicos básicos.

La modalidad tuvo gran aceptación entre los cubanos y luego con la aparición de la COVID-19 en la isla se potenció su empleo como forma de asegurar el aislamiento social. En el mes de abril más de 557 mil cubanos ejercían sus funciones mediante el teletrabajo.

Marta Elena Feitó, Ministra de Trabajo y Seguridad Social, aseguró que durante este período las personas reciben el 100% de su salario.

En la última emisión del programa televisivo Mesa Redonda, la titular del ramo, insistió en la necesidad de crear una cultura del teletrabajo, porque durante esta temporada ha demostrado su eficiencia. “Hay que fomentar el trabajo a distancia en todas las actividades que se justifiquen y cuyas condiciones lo permitan, afirmó.

En el proceso de consolidación de esta modalidad de ejercer las funciones laborales se necesitan mecanismos sólidos que evalúen su desempeño, porque es una alternativa que ahorra recursos y aumenta la productividad.

!Esperamos tus comentarios en Facebook y tus RT en Twitter. Estamos en Telegram también!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *